jueves, 22 de octubre de 2015

Mens sana in corpore sano

La poesía es el campo de la intensidad y de lo esencial. Necesariamente conlleva una enseñanza de vida: educa el corazón y la mirada. Luego están los amigos que te regala, los momentos únicos, las memorias intensas…
(Enrique García-Máiquez)

El trabajo intelectual tiene este defecto: puede ser muy duro, pero como no hace sudar, no elimina nunca del cuerpo los tóxicos sobrantes. Las tristes alucinaciones mentales gastan las fibras, pero no os incitan a reponer vitalidad; un esfuerzo físico rejuvenece, un esfuerzo mental envejece. Os entran unas ganas irresistibles de sudar, de tirar de una cuerda, de sacar unos palangres, de remar. Por la tarde tenéis sueño; el cerebro rechaza cualquier obsesión, os entra el desfallecimiento delicioso de la felicidad. No se puede pedir una evasión más útil que la que produce un barco”.
(Josep Pla; dicen que de “Agua de mar”, yo lo leí en un volumen llamado “Historias del Ampurdán”)

viernes, 16 de octubre de 2015

Levantando la cabeza

“¿Nunca os ha sucedido, leyendo un libro, que os habéis ido parando continuamente a lo largo de la lectura, y no por desinterés, sino al contrario, a causa de una gran afluencia de ideas, de excitaciones, de asociaciones? En una palabra, ¿no os ha pasado eso de leer levantando la cabeza?”
[clic]

“––¿Ves? Ya te vas curando; ya empiezas a devorarte. Lo prueba esa pregunta. ¡Ser o no ser!..., que dijo Hamlet, uno de los que inventaron a Shakespeare.
––Pues a mí, Víctor, eso de ser o no ser me ha parecido siempre una solemne vaciedad.
––Las frases, cuanto más profundas, son más vacías. No hay profundidad mayor que la de un pozo sin fondo. ¿Qué te parece lo más verdadero de todo?
––Pues... pues... lo de Descartes: «Pienso, luego soy.»
––No, sino esto: A = A.
––Pero ¡eso no es nada!
––Y por lo mismo es lo más verdadero, porque no es nada”.

“Por si fuera poco, como usted no ha podido dejar de darse cuenta, no tengo ilusiones, y ¿qué haría el Senado de mí, de un legislador inexperto que carece de la facultad de engañarse a sí mismo, este requisito esencial en quien quiere guiar a los demás?”

“Agitóse el ágora como las grandes olas que en el mar Icario levantan el Euro y el Noto cayendo impetuosos de las nubes amontonadas por el padre Zeus. Como el Céfiro mueve con violento soplo un crecido trigal y se cierne sobre las espigas, de igual manera se movió toda el ágora”.

domingo, 4 de octubre de 2015

Silbando

Tu es venu en sifflant

- S'il vous plaît, ‘silbon’ la chanson.
- Oui, très bon, monsieur.
(Les Luthiers, Les nuits de Paris)

El silbido es alegría y tristeza y quién sabe cuántas cosas más. De veras que en el tango y en el folklore debe haber mil silbidos más que los que voy a dejar acá. Yo puse solo los de mi recuerdo. Y algunas otras cositas que descubrí hace poco.

1. Changuito lustrador (Leo Dan/M. Ferreyra) | Los Chalchaleros
2. Zambita pa’ don Rosendo (Julio Díaz Bazán) | Jorge Cafrune
3. Silbando (Piana-C. Castillo/González Castillo) | Edmundo Rivero
4. Chamarrita de los pájaros (Marateo/Cuestas) | Los Hermanos Cuestas
5. Angel in the snow (Whiskey Shivers) | Whiskey Shivers
6. Milonga del bicho feo (Edgardo Cardozo) | Puente Celeste
7. Winds of change (Klaus Meine) | Skorpions
8. Friday I’m in love (The Cure) | Jorge Drexler
9. Marbles (Swear and Shake) | Swear and shake
10. Juan del Gualeyán (Mondragón/Aráoz) | Los Hermanos Cuestas
11. Zamba del Chalchalero (Jaime Dávalos/Los Chalchaleros) | Los Chalchaleros

(*) Raphaël Haroche