miércoles, 28 de julio de 2010

¿De Moro a Marechal?

En las primeras líneas de Utopía, Santo Tomás Moro relata un encuentro ficticio con su amigo Pedro Giles, en donde este último le está por presentar a Rafael Hitlodeo. Según dice Giles, Hitlodeo tiene siempre dos frases a flor de labio, y una de ellas es: “La distancia al cielo es la misma desde cualquier lado”.
Digo, casi sin miedo a equivocarme, que es claro que Marechal ha abrevado aquí cuando dijo aquello de que “de París al cielo hay la misma distancia que de Buenos Aires al cielo”.
Aunque, ¿con un sentido levemente distinto?
Me meto en terreno que no conozco pero quizás pueda dejar apuntado algo más. La frase de Hitlodeo parecería venir en razón de justificar su carácter aventurero (y de decir, imagino yo, que no importa donde uno encuentre la muerte). La frase de Marechal apuntaría más bien a decir que no hay ciudad mejor o peor para santificarse. O como bien apunta Javier de Navascués, dejar claro que el movimiento de cambio más importante que debemos hacer es el vertical, mientras que el horizontal es sólo accesorio.

8 comentarios:

Fernando dijo...

Eso depende del nivel de santidad de cada uno, Juan Ignacio.

Si uno es bastante santo, si tiene mucha vida interior, es posible que la distancia al cielo sea la misma desde cualquier sitio de la tierra: Dios va con cada uno, en perpetuo diálogo.

Si no es así -y lo habitual es que no sea así- el movimiento en horizontal afecta al movimiento en vertical: si te mandan a vivir a Estocolmo, con pocas o ninguna Misa los días de diario, con pocos o ningún clérigo que te entienda en español, con pocos o ningún católico que haga vida de comunidad contigo, entonces, sí, entonces sí que estás mas lejos del cielo, puedes llegar a alejarte totalmente del cielo, como le ha ocurrido a tanta gente que ha tenido que emigrar a lugares fríos.

hna. josefina dijo...

Las dos reflexiones interesantes.
Saludos.

Fernando dijo...

Juan Ignacio, vengo a despedirme porque me voy de vacaciones. Espero poder venir por tu blog durante agosto, así que no descuides tu estilo.

Hasta pronto.

Y feliz día de San Ignacio, por anticipado.

Javier de Navascués dijo...

Bueno, auqnue no se note estos días, estoy muy desconectado y llego tarde a tu blog. La relación con la Utopía de Moro me ha sorprendido por la proximidad con la frase de Marechal. ¿Leyó la Utopía en los años en que escribió su frase? Creo que sí, aunque es difícil de saberlo con certeza. Si luego estaba pensando directamente en la frase de Santo Tomás Moro, es todavía más difícil de saberlo.
En cualquier caso, la idea de fondo es agudísima en los dos casos. Y gracias por la referencia, claro. Un abrazo.

Juan Ignacio dijo...

Fernando,
Bien vale la distinción. Y mucha suerte en ese viaje tan comentado.

Josefina, me alegro te hayan gustado.

Javier, me alegro que hayas llegado a verlo y te haya sido de interés.

Fabián dijo...

Juan Ignacio:
me han regalado el premio "Dardos II" y quiero compartirlo contigo. Puedes pasar a retirarlo en mi blog: http://padrefabian.com.ar/premio-dardos-2

Juan Ignacio dijo...

Fabián,
Muchas gracias por pensar en mí.
La verdad es que me ponés en un aprieto ya que por algún motivo, quizás algo egoísta, yo no sigo memes.
Espero que esto no te ofenda y seguimos en contacto ahora que conozco tu interesante blog.
Saludos.

Anónimo dijo...

lo que yo queria, gracias