sábado, 4 de febrero de 2023

La de 2022 y una yapa imperdible

¿Escucho música o paso el tiempo con música? Sea lo que sea, el año pasado ha sido menos que otros. Creo que para que se lleven una idea de lo mejor que encontré en Internet deberían ir a los doce clics, los otros doce clics y los clics avisados. Ellos les darán un buen panorama. Y no hay mucho más. Aprovecharemos para completar y colorear esta entrada con el primer hallazgo jaw dropping del año en curso…

domingo, 29 de enero de 2023

Exploradores

Al Lago Argentino llegó “el hombre blanco” por el Atlántico. Remontando el Río Santa Cruz lo intentaron Fitz Roy y Darwin en 1834, pero no llegaron. Años más tarde, en 1867, instalado Piedrabuena en la desembocadura del Santa Cruz, lo hicieron el inglés Gardiner y otros tres marineros ingleses (por tierra) y creyeron que habían llegado al Lago Viedma. En 1873 llegó otra expedición, esta vez por el río, al mando del Capitán Feilberg. Descubrió las fuentes del Río Santa Cruz pero también creyó haber llegado al Lago Viedma. En 1876/77 llega por fin el Perito Moreno por el río y se queda a estudiar bien la zona (con los beneficios que esto trajo luego para defender la soberanía nacional allí). En 1971 llegaron mis padres y unos amigos en un Citroen 2 CV, un Fiat 600 y un Fiat 1500. Fueron acompañando el río por la ruta provincial 9, que sale de la 3 cerca de Comandante Luis Piedrabuena. Y resulta que ahora, más de cincuenta años después, eso no se puede hacer porque el camino está muy deteriorado. Dice La Nación que lo hicieron "percha" para hacer la represa Kirchner, aún no terminada. 

Así que tuvimos que bajar (ya lo sabíamos) hasta el paraje Aike Guer, donde está la Virgen de Guer Aike, a la que se suele peregrinar los 8 de diciembre desde Río Gallegos. Este lugar se transformó en nuestro récord septentrional por vía terrestre, rompiendo nuestra marca anterior por unos aproximadamente siete grados de latitud. (Mientras, en el libro que me acompañaba, James Clark Ross batía un récord de latitud austral con el barco HMS Erebus. Una empresa un tanto más compleja).

Quisimos entrar en Río Gallegos pero unos controles policiales, cuya razón nunca supimos, habían generado una larga y lenta cola, de la cual desistimos, dimos media vuelta y empezamos el rumbo noroeste, pasando por el paraje La Esperanza, luego un frustrado ingreso a laguna Los Escarchados (donde se halló por primera vez al macá tobiano) y finalmente la visión del Lago Argentino desde la Cuesta de Míguez.

viernes, 27 de enero de 2023

Ruteando

Me gusta mucho planear las rutas, sabiendo las distancias y dónde están las estaciones de servicio. Pensar estrategias para cargar antes o después de acuerdo a qué calificación tienen las estaciones de servicio en Google Maps (hay que dar un baño digno a la parte femenina del pasaje) o para evitar las colas de YPF (aunque se pague a veces un poco más), etcétera.

Con destino patagónico, esta vez me aburría ir por la 3, como Celeste Carballo, y no quería ir por la 5 porque para llegar a agarrarla paso lugares feos de madrugada en el GBA. Así que aposté a la 205 (porque además el gusto está en la variedad). Esta ruta parece tener un tramo de 215 km sin servicios entre Saladillo y Daireaux (donde ya no es 205 sino casi su continuación natural, la provincial 65). No es gran cosa para la autonomía de un automotor actual, pero puede serlo para una vejiga de las de siempre. Además siempre hay "momentos justos". Saladillo es muy pronto para parar, pero no es raro que alguien sienta el llamado de la naturaleza justo cuando hacia atrás se ve cómo se aleja la última rotonda de esa destacada ciudad ganadera.

Pero no es así como dije antes, pues hay efectivamente servicios entre Saladillo y Daireaux. Sepan, los que así lo quieran, que hay una Puma nueva en San Carlos de Bolívar (ya también sobre la 65), que reduce la travesía a 145 km. Y yo a Puma no le hago asco. Entonces el hito quedó registrado en los planes. Pero lo que uno planea son alternativas y esta no hubo que usarla, pues el pasaje demostró una autonomía pocas veces vista y llegamos a Daireaux de un tirón. 415 km desde casa.

Lo que no sabíamos, porque no estaba en ningún plan, era que alguna vez volveríamos a Bolívar y a la nueva Puma. Pero eso es otra historia. De Bolívar, mientras, quizás les guste esta historia que Wikipedia cuenta en tono épico:
"Inundación de 1985

El Ing. Alfredo Carretero fue elegido intendente de San Carlos de Bolívar en 1983, representando al partido UCR, marcando su comienzo en el mandato como la vuelta a la democracia de la República Argentina.

En noviembre de 1985 surgió una catástrofe hídrica histórica de la provincia de Buenos Aires. Una inundación, recurrente de todos los finales de siglo, sacudió a las ciudades de Epecuén, Guaminí y Carhué. La ciudad de Bolívar se veía amenazada por esta inundación debido a estar en una pendiente, ya que el agua se estancaría en el casco urbano. El intendente Carretero tomó una drástica decisión que fue ampliamente criticada por la oposición y el pueblo en general; detonar y abrir brechas en la famosa RN 226. Con varios instrumentos explosivos, se llevó a cabo una destrucción de dos sectores de la ruta. Esto lograba que el agua de la inundación -que se acercaba a la ciudad- pasaba por debajo del terraplén y terminaba su curso en los campos lindantes de Bolívar.

Lamentablemente, este proceso dejó una fatalidad; el jefe de compras de la municipalidad Juan Carlos Bellomo falleció bajo una de las lanchas que intentaba supervisar las explosiones (las cuales habían sido satisfactorias). Este hombre fue un héroe para la ciudad, aunque poco reconocido para el resto de la provincia.

Luego del hecho, la policía federal quiso encarcelar al intendente Carretero por dinamitar una ruta nacional, luego de que su petición fuese rechazada. Pero el pueblo bolivarense se hizo escuchar y el ingeniero, terminó libre por haber salvado de la inundación a la ciudad".

jueves, 26 de enero de 2023

La oración y la providencia en tiempos de vacaciones

(43° 5' S, 71° 28' O. Fuimos a ver al dragón que escupe fuego y me encontré con un guitarrista callejero que tocaba el "Camino de las tropas" de Moscardini. ¿No es genial el universo?)

Tuve una nueva experiencia (que las palabras no podrán explicar) sobre la oración y la providencia. Cuando los muchachos de una obra me ayudaron a sacar el auto de una mala posición y supe que ellas rezaron pensé: “yo concentrado en que salga todo bien y me olvidé de rezar”. No es que sin eso la cosa no fuera a funcionar. Las cosas hubieran seguido su curso. La actitud de pedir a Dios en ese momento no es más que un reconocimiento de cómo son las cosas, al fin de cuentas. No es, al menos para mí, pedir que una mano mágica salga de entre las nubes a solucionar los problemas sino saber adaptarse a la voluntad de Dios, pero sin omitir el primer clamor que como niños indefensos nos sale del interior. O como hizo Jesús en el huerto, donde pidió al Padre que le aparte el cáliz, pero que en definitiva se cumpla su voluntad.

Y los muchachos hicieron un gran trabajo. Pero podría haber pasado cualquier cosa por más que ellos fueran del equipo de rally de Sainz. Como cuando De Paul dijo, en unas de las primeras entrevistas después de haber salido campeones del mundo: "no creo que seamos elegidos, trabajamos y logramos esto". No sé qué quiso decir cuando dijo “elegidos” y probablemente esté de acuerdo con él en que esa palabra suena mal. Pero no podés por eso atribuirte todos los méritos. ¿No te das cuenta que por más que hayas trabajado podrías haber perdido? ¿No te das cuenta que no hay un plan perfecto, que no depende todo de vos?

Y también en mi libro de estos días, sobre la historia del barco Erebus, cuando Michael Palin cuenta que en todos los diarios de los oficiales dice que Dios los salvó de un choque en los hielos antárticos, y el torpe de Palin destaca que no fue Dios, que fue gracias a James Clark Ross y sus maniobras. ¿No te das cuenta que antes sabían más que vos? Ellos sabían por qué. ¿No te das cuenta que podrían no haber salido bien, a pesar de las mejores maniobras, como sus autores mismos lo admitieron? ¿No podes al menos pensar en esa cuota de suerte que hay en todo? Para empezar al menos a pensar que no tenés todo en tus manos. Y que cuando uno dice "gracias a Dios", está agradeciendo que eso que pasó haya sido su voluntad. Y si hubiera sido otra, habría que resignarse a aceptarla. Para el que está por encima del tiempo ya está todo escrito. Es su voluntad. Y aunque haya lugar para que elijas tus acciones, solo podés agradecer los resultados.

sábado, 24 de diciembre de 2022

Revolución

"En todo esto hay un cierto aire de revolución, como si el mundo se hubiera invertido. Sería inútil tratar de decir algo adecuado, o algo nuevo, sobre el cambio que el concepto de una divinidad nacida como un hombre sin ley o un proscrito, implicaba sobre todo el concepto de la ley y sus deberes con respecto a los pobres y a los sin ley".
(G. K. Chesterton, El hombre eterno)

miércoles, 14 de diciembre de 2022

Una calandria

(Hoy más temprano)

En este momento me detengo un rato y miro por la ventana. Bajó una calandria y se posó en las ramas secas de una ligustrina, en una punta que no creció. Aún así, algo picaba la calandria. En la cuarentena las calandrias habían hecho nido en esa ligustrina, o al menos estaban ahí los pichones, pidiendo comida. Y les traían. Las calandrias habían "tomado" toda esa zona. La ausencia de pasantes lo haría un lugar tranquilo. Quizás esta calandria vino a reconocer "aquella" zona (ahora que no hay clases la zona está un poquito más tranquila también). Después bajó, dio unos "pasitos" en el piso, unos saltitos por la máquina de marcar las canchas. Y después se fue.

¿Por qué, Señor, el hombre pasa por la vida
sin ver el sol que habita en las cosas sencillas,
el resplandor del monte vivo en su alegría,
matando el pájaro y su propio corazón?

No quiero ser un árbol muerto en el camino,
crucificado sin madera ni destino.
Ya no tendré jamás el canto de su pico,
la miel del alma que enjoyara su sabor”.

(Fragmento de letra que Ramón Ayala puso a "La Calandria" de Isaco Abitbol y Julio Montes, según nos cuentan en un blog; hay otras versiones que cambian “su sabor” por “nuestro amor”; dos videos).

miércoles, 30 de noviembre de 2022

Adviento 2022

En los inicios del blog hablábamos mucho del Adviento. Había más tiempo para escribir y menos ocupaciones. La mayoría de las ocupaciones de hoy surgen de la vida familiar. Es una santa ocupación la que me toma el tiempo. Eso sería un consuelo. Aunque a veces siento que no debo conformarme con eso. Me consuela saber que la familia es una vocación pero me queda siempre la pregunta de si estoy haciendo bien con solo eso; si estoy aprovechando todos los talentos o amando a los demás como Dios lo hace conmigo. Sin embargo, por más que pienso, no encuentro satisfacción para esa inconformidad. Creo, eso sí, que las respuestas me las dirá Dios. Si sigo atento. Si sigo inconforme. Dios me lo dirá. Siempre fue así en mi vida.

miércoles, 16 de noviembre de 2022

Clics avisados

Cuando no hay tiempo para escribir es porque hay menos para leer. Estuve errante sin rumbo por tierras de Heine, De Amicis, Lorca, Lin Yutang y yo qué sé cuántos. Pero cuando pasan esas cosas está la música. Y los siguientes videítos no pueden dejar de "contarse".

Ved que lindo hace y toca Andrés Pilar una versión de "Biromes y servilletas" de Leo Maslíah.

Ved que apasionada (y también con un elaborado piano) la versión de Rozzi de "Hand in my pocket" de Alanis Morissette.

Nunca había prestado la debida atención a lo que hizo el Chango Spasiuk con el noruego Per Einar Watle. Es para escuchar en vivo, sin lugar a dudas.

Con esta los fulmino. Si andan en clima, los fulmino. El tema es de Julio Franchi y tiene una letra genial. Esmeralda Escalante, la mitad de Ainda, hace esta tierna versión íntima.

No sé cómo se gestó una versión en italiano de aquella "Something stupid" que cantaban Frank Sinatra y su hija. Mucho menos cómo pudo cruzar el Atlántico hasta Venezuela.

No me he olvidado del folklore, no señor. Genial es lo que hicieron Nadia Szachniuk y Juan Falú y ustedes ya lo saben. Esta me gusta mucho:

sábado, 29 de octubre de 2022

) 20 años (

Tengo un octubre en que estoy muy atrapado por las cosas de este mundo. Quizás la menos de este mundo sea un matrimonio para siempre que cumple 20 años. Hace mucho que no hago mención de sucesos de la vida personal pero quizás esto lo merezca.

Habiendo hecho un hueco para la mención ya se empieza a estrechar el espacio otra vez, tal es la presión del contexto. Como cuando en el día del aniversario, que cayó en día de semana, hubo que codear a los elementos de este mundo para hacerse lugar, presentarse frente a Dios en una misa y comer algo todos juntos.

Ahora que se va cerrando el espacio de esta entrada doy gracias a Dios y a M. por todo lo recibido y pido a Áquel que siempre nos siga acompañando.

lunes, 3 de octubre de 2022

Reemplazar un tres por un dos


(2/10). Pasé la noche cuidando a mis sobrinos y para eso me acomodé en un sillón de su casa. Mientras ayudaba a la menor, que procuraba acomodar el vientre para poder dormir tranquila, y triangulábamos con la mayor, que volvía de Luján, se daban algunos momentos de calma en el sillón, en los cuales me encaré con el primer tomo de las Completas de Borges. No pasé de los primeros poemas de "Fervor de Buenos Aires". Pero no por culpa del libro sino por mi falta de fuerzas. De uno de los poemas tomé una foto a la mañana siguiente (hoy), para poder llevármelo y seguir trabajando en este enigma de dos versos:

"Ni el pormenor simbólico
de reemplazar un tres por un dos…"

Hoy pude iniciar finalmente "Otra vuelta de tuerca" de Henry James (iniciar es meter cuarenta páginas y saber que uno va a poder seguir). Pero por momentos volví al poema de Borges. En una mateada se lo mostré también a ella. La solución fácil era el cambio de fecha (una fecha en particular en que había sido hecho el poema y nosotros no conocíamos) pero, ¿cómo pasar de un tres a un dos? Debería ser una cuenta regresiva.

(3/10). Lo único que encontré en Internet es que por ese entonces se pasaba de 1922 a 1923. ¡Pero eso me pone muy nervioso! Remplazar un tres por un dos, en mi idioma, siempre fue sacar el tres y poner el dos. Uno puede dejar pasar eso en una nota periodística, pero no en un poema de Borges. O yo no conozco mi idioma. O el arte tiene licencias que no conozco. O a Borges se las han dado. Encima en una traducción al inglés que encontré se dan el lujo de como darlo vuelta y hacerlo encajar: "Neither the symbolic detail / of a three instead of a two".

(De vuelta 2/10). Esta noche empecé a buscar números que cambien "al revés". Por ejemplo si se pasará del siglo XIX al XX se pasaría de tres "cifras" romanas a dos. Pero eso no sirve en este caso. Incluso pensé algo medio tonto. "Fin de año" son tres palabras y "Año nuevo" son dos. No parece gran cosa. Pero al menos es reemplazar tres por dos (en el momento en que confluyen "un lapso que muere y otro que surge").