jueves, 27 de septiembre de 2007

Curiosidades mexicanas

(…) Había un libro de Juan Rulfo, que no hubiera tomado si no fuera por una curiosidad que, estimo, me despertó Arp con sus “críticas mexicanas”. Y me gustó el comienzo, que es una especie de monólogo interior de un niño.

Estoy sentado junto a la alcantarilla aguardando a que salgan las ranas. Anoche, mientras estábamos cenando, comenzaron a armar el gran alboroto y no pararon de cantar hasta que amaneció. Mi madrina también dice eso: que la gritería de las ranas le espantó el sueño. Y ahora ella bien quisiera dormir. Por eso me mandó a que me sentara aquí, junto a la alcantarilla, y me pusiera con una tabla en la mano para que cuanta rana saliera a pegar de brincos afuera, la apalcuachara a tablazos...

(Primeras líneas de “El llano en llamas”).

2 comentarios:

ARP dijo...

Declino toda responsabilidad respecto a Juan Rulfo, que me deja totalmente frío, como frío (glacial) es en realidad su estilo. Y el problema no es el estilo, sino el corazón helado del autor. Ese libro lo tuve en mi estantería más de un año, sin animarme a continuarlo, hasta que lo dejé aparcado para el juicio final.

Saludos.

Juan Ignacio dijo...

Muy bueno eso de "Declino toda responsabilidad respecto a Juan Rulfo". Yo, por ahora, tampoco creo que lo lea, solamente porque tengo grandes asignaturas pendientes.
Gracias por el comentario.