jueves, 14 de febrero de 2008

Cuatro orejas

- Tener cuatro orejas no es bueno, se escuchan más cosas que las que uno quisiera escuchar.
- Yo diría: “más cosas de las que uno conviene que escuche”.
- No, no sé. A veces conviene saber lo que otros piensan de uno (lo que hablan cuando no estás, lo que escuchan esas dos orejas adicionales que luego te hacen la confidencia), pero la verdad es que no es nada agradable.

6 comentarios:

hna josefina dijo...

¡Ole! ¡Esto està mucho más lindo!

darYrecibir dijo...

Me recordaste el dicho "el que espía y escucha, su propio daño espía y escucha".

Igualmente me recordaste la frase que dice que Dios nos dió DOS orejas y sólo una boca. Buen indicio de que es preferible escuchar más de lo que hablamos.

Bueno, ya sabemos que lo importante es lo que sale de nuestra boca...
.... porque equivaldría a ser de los bienaventurados que verán a Dios.

Néstor Aparicio dijo...

Pues el caso es que yo prefiero llevarlas siempre conmigo... No sé.

Juan Ignacio dijo...

¡Gracias por sus comentarios!

Alemamá dijo...

Discreto el cambio, pero se nota el new look...bien.

Oirlo todo no me gusta; prefiero ignorar muchas cosas de las que se puede opinar de mí.

Si no me lo dicen a la cara esde mal orígen. Si me lo dicen con honestidad puede que me duela, pero es que me quieren. Por lo demás se pasa muy mal corrigiendo, mejor es que que te corrijan.

Juan Ignacio dijo...

¡Salud, Alemamá!