miércoles, 6 de agosto de 2008

Instituiré una nueva costumbre

Todo comenzó hace tiempo cuando fui a la casa vacía de mi abuela y vi los regalos que le habíamos hecho en los últimos años. ¡Tanto valor que tenían entonces y hoy que ya no son nada!
Hoy pensé que voy a instituir una nueva costumbre. No requiere la abolición de las anteriores.

Quien cumple años, en ocasión de tan importante suceso, deberá regalar uno de sus bienes o posesiones. De esta manera se preparará verdaderamente para la vida y para la muerte.
...

Tienen razón los que piensan que sería muy duro para los niños. Quien empieza en esta vida necesita ayuda, apoyos, herramientas para avanzar. A veces son espirituales, a veces se simbolizan con regalos materiales. Bien, bien, estoy de acuerdo...
Digamos entonces que esta nueva costumbre y su rito correspondiente (aún sin definir) serán adoptados por las personas desde la mayoría de edad, que podrá ser la edad de 18 años. Para empezar puede ser algo sencillo y simbólico. Luego, a medida que pasen los años, esta entrega terminará siendo más importante que los regalos que el dueño del aniversario reciba.
En fin, hay que darle un poco más de vueltas, pero la idea ya está.
(En otro plano, hoy festejamos la Transfiguración de Jesucristo; un acontecimiento de oración, como lo llamó Benedicto XVI en el libro “Jesús de Nazaret”, donde se ve la íntima compenetración de Jesús, Luz de Luz, con el Padre. Se lee Mt 17, 1-9).

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Nueva, lo que se dice nueva...

No lo hacían ya los hobbits?

Juan Ignacio dijo...

¡Ah! Ya sabía yo que a alguien se le tenía que haber ocurrido...

Amplíanos un poco más, por favor.

H dijo...

No tengo mis copias del señor de los anillos (en realidad ya no son mis copias, creo que se fueron al mismo tiempo que los bloy y el resto de mi biblioteca) pero según recuerdo la costumbre era que en el festejo de cumpleaños se le hacia un regalo a cada invitado.

Acá lo encontré:

"Hobbits give presents to other people on their own birthdays. Not very expensive ones, as a rule, and not so lavishly as on this occasion; but it was not a bad system."

"It was a tendency of hobbit-holes to get cluttered up; for which the custom of giving so many birthday-presents was largely responsible. Not, of course, that the birthday-presents were always new; there were one or two old mathoms of forgotten uses that had circulated all around the district; but Bilbo had usually given new presents and kept those that he received."

Saludos!

Juan Ignacio dijo...

Genial. Gracias H.

(Cuanto por aprender...)

AleMamá dijo...

Buena idea. Mi madre ya se ha empezado a desprender de muchas cosas, y en casa de mi abuela ya casi no queda nada, todo ha sido repartido y da pena, pero por otro lado, mi tía solterona que lo administra ¿a quién le va a dejar todo? ¿a esperar que las enfermeras se lo roben como ya ha pasado?

Saludos

Juan Ignacio dijo...

Alemamá: Da pena que roben esas cosas... por el ladrón.