domingo, 8 de febrero de 2009

En la oficina tienen razón

En el ambiente pagano de la oficina se analiza eventualmente la religiosidad de un compañero. El “indicador” que por lo general se usa para saber si es un tipo religioso es “si va a misa”.
Por un momento pensé que ese no sería un buen indicador. En cambio, ¿qué tal si se enteraran que el tipo reza? Ir a misa puede ir cualquiera. Puede ser una formalidad más. No sé porque llama tanto la atención.
Y sin embargo...
Y sin embargo quizás sea el mejor indicador de un cristiano. Si va a misa. Por un lado hoy, con tanto tipo de meditación y esas cosas de moda, quizás no resulte raro ver a un tipo rezando (aunque no se entienda que no es lo mismo). Pero por otro lado, y el más importante, ir a misa es la marca del cristiano porque es responder al pedido del mismo Jesucristo: “Haced esto en memoria mía”. Y en la misa se realiza el misterio de la salvación. Y está la dimensión comunitaria, la Iglesia.
Y no cabe la cuestión: “¿Qué tal si fulano va a misa y no reza?” Lejos de mi intención restar importancia a la oración, pero a los efectos de este nada académico análisis valga decir que, cuando uno va a misa, hace también oración.
Así que volví a pensar que la gente de la oficina hace bien en considerar si un tipo es cristiano observando “si va a misa”.
(Al cierre de esta edición me preguntaba algunas otras cosas: ¡Qué tal si se enteraran que el tipo confiesa sus pecados!... ¡Se confiesa!... ¡Pecados!)

22 comentarios:

Sangre Azul dijo...

Hace un tiempo me preguntaban cómo haría una encuesta para medir la catolicidad de mi provincia.
Mi opinión era resumirla en cuatro preguntas:

1- ¿Cree en Dios?
2- ¿Es católico?
3- ¿Va a misa?
4- ¿Acepta las enseñanzas de la Iglesia?

Creo que de un 90 % inicial, la cifra quedaría reducida a un 10 %, con suerte, en la última pregunta.

ecazes dijo...

Sip
Creo que es una buena medida de referencia... con algunas limitantes.
Por ejemplo, hilando fino, las personas que van a misa diaria (¿todos los dias, ¡pero tu estás loca!?). Me parece que se corre el riesgo de convertir el Encuentro en parte de las rutinas, cuando a fuerza de cotidianeidad se pierde la espectativa, la anticipación del Otro.
Pero luego pienso que la misa es, sin importar si uno llega arrastrándose, distraído o preocupado por el precio de las cebollas. En última instancia, Dios no se muda, y es inevitable broncesarse si se expone uno lo suficiente a ese Sol... e imagino que, por muy duro de cabeza o corazón qeu se sea, a la larga algún cambio debe haber. Algún cambio que sea observable en el ambiente pagano de una oficina, por ejemplo, digo yo...

Fernando dijo...

Tus compañeros ateos tienen razón, con dos matizaciones:

Ni son todos los que están, porque uno puede ir a Misa todos los días y luego ser malo-malo con los que le rodean, y a él se le aplicaría lo que dijo Jesús, aquello de "Ay de vosotros, escribas y fariseos, que diezmáis la menta y el anís y luego descuidáis lo más importante de la Ley”,

ni están todos los que son, porque seguro que habrá muchos cristianos, de gran vida de oración y muy caritativos, que no vayan nunca a los oficios protestantes. Esto vale para luteranos y calvinistas, pero no para los católicos, porque es para mí es inconcebible que un católico pueda llevar vida de oración o de caridad sin la ayuda de la Misa, de la Comunión, de la confesión, de la gracia de Dios, en definitiva.

(Va a estar por aquí Cristina: ¿le digo algo de tu parte, si me la encuentro paseando por el Parque del Retiro? Si hace alguna gansada graciosa durante su visita le dedicaré un post)

eligelavida dijo...

Hoy es difícil explicar que un cristiano no es un cumplidor de preceptos, sino un testigo de Cristo. Claro que precisamente ir a Misa es, además de “cumplir” un precepto (si se trata de la Misa dominical), un acto de fe y de amor a Dios. Si el señor dice: “tomad y comed”, ¿quiénes somos nosotros para decir, “no, yo sólo rezo en casa”?

Juan Ignacio dijo...

Sangre Azul, que gusto otra vez por aquí. Si hay encuesta, esperamos resultados.

Ecazes, aunque es bueno el matiz no hablamos de cantidades. Si diaria, si se cumple o no el precepto dominical (también en esto puede pecar el hombre, pero ser un católico que va a misa).

Fernando, no me pidas si hay algo para decirle a Cristina porque no creo que nunca haya pensado qué podría decirle a esa mujer. Ni en fotos la puedo ver.

Eligelavida, por cierto creo que hoy es más fácil entender que un cristiano no es un cumplidor de preceptos.

Natalio Ruiz dijo...

Muchas veces nuestra lucha contra el fariseo interior (que nunca será suficiente) nos hace olvidar del valor apostólico de la exterioridad.

A veces un falso pudor hace esconder cosas buenas y una falsa libertad nos hace alardear de cosas que, aunque no son malas, pueden ser interpretadas mal.

Respetos.

Natalio

Ululatus sapiens dijo...

A mí no me parece una definición correcta. No es lo mismo ser 'seguidor de Jesús' o 'testigo de Cristo' que ir a misa todos los domingos (o los católicos que sólo se paran en el templo y 'oran' cuando hay bautizos, bodas y funerales), meros católicos sociológicos...

Ron Rolheiser, OMI, en su excelente libro En busca de una espiritualidad para el siglo XXI define cuatro características fundamentales que Jesús le exige a todo discípulo:

1) Una vida de oración y relación personal con Dios, que al mismo tiempo configure toda su existencia y configure su moral e integridad personal (mandamientos).

2) Una aguda conciencia social. El discípulo no puede no dolerse por la injusticia y la pobreza y quedarse con las manos cruzadas.

3) Se es seguidor de Jesús en comunidad, no solo. En, con y para la comunidad de fe, la Iglesia.

4) Un corazón manso y abierto. Éste es el ingrediente que evita que los otros tres se dogmaticen y se desvirtúen.

También afirma que forzosamente se tiene que vivir los cuatro, juntos, en equilibrio. De lo contrario, se cae en los excesos que conocemos: los 'cristianos' de oración e Iglesia pero que no se preocupan nunca de los pobres, los 'cristianos' que se ocupan de la justicia y se les olvida la fe, los 'cristianos' de fe y caridad que olvidan vivir en comunión, en la Iglesia...

¡Saludos!

Ivan dijo...

Lo que yo pieno es que en estos tiempos que corren las mayorias de las personas ven raro ir a misa y mas en los jovenes.
Creo que es tan importante ir a misa como la oracion.

Fernando dijo...

Hola, Juan Ignacio, quería contarte una noticia que ha aparecido en los periódicos de España y que está como pensada para tu post.

Han hecho una encuesta entre los musulmanes que viven en España, casi todos de origen extranjero, y entre otras cosas ha sorprendido que el 50% de ellos se declara practicante asiduo de su religión, mientras que hace años, cuando habían venido menos, el % era del 30 o del 40%.

Al comentar la noticia, a los periódicos les ha hecho gracia que con los católicos españoles ha pasado justo lo contrario. Hace 30 años, cuando murió Franco, la mitad eran practicantes; hoy en día, según las encuestas, apenas lo son el 20%.

(No hay que desesperar, claro: 30 millones de adultos por 75% que se declaran católicos da 22 millones de católicos, que por un 20% de practicantes da 4 millones de practicantes, lo que es muchísimo)

maria jesus dijo...

Creo que, hoy día, ir a Misa es un buen indicativo de la religiosidad de una persona.Hoy el que va a Misa es porque es creyente y practicante y eso no aumenta precisamente su popularidad. Antes se podía ir a Misa por otras razones

Juan Ignacio dijo...

Por supuesto que esto no trata de ser un análisis académico de qué define al cristiano sino un análisis de la cuestión desde un punto de vista popular, jugando con frases hechas y simplificaciones siempre peligrosas (para quien no me conoce o para quién me cuida).

Para buenos análisis como propone Ululatus tienen mucha bibliografía de miles de años de antigüedad. Y si quieren algo freco acerca de qué es un cristiano relean el principio de la Deus caritas est y listo.

Gracias Natalio, Ululatus, Ivan, Fernando y María Jesús; les seguiré la charla cuando vuelva de vacaciones (me falta poco).

Saludos.

Fernando dijo...

Muy bueno el catálogo de Ululatus Sapiens, muy pensado, muy cierto, pero digo yo que habrá que añadir un 5º, como es la vida sacramental, Comunión y confesión, ¿no?

...

Juan Ignacio, ¿te vemos antes de tu vacaciones??? Si no es así, feliz descanso!!!

Marta Salazar dijo...

conoces el Sermón de la montana?

por lo de "Y sin embargo quizás sea el mejor indicador de un cristiano. Si va a misa",

habla de la misa?

y hay que considerar que las bienaventuranzas son la ultimativa fórmula de canonización!!!

No, el medidor de un cristiana/ de una cristiana está en el Sermón de la montana...

mira además, lo que nos dice S. Pablo sobre la caridad... (el famoso himno a la caridad del santo)

:)

Juan Ignacio dijo...

Fernando,

mi respuesta fue durante las vacaciones y ya se están terminando. Gracias por los deseos.

Marta,

lo que dices es terriblemente cierto.

Pero el objetivo de esta entrada no es dictar clase ni definir quién es el verdadero cristiano.
El proceso que origina la entrada es ponerse en la piel de quienes, lejos de la fe y la religión, tienen que convivir con un cristiano praticante en las oficinas.

Todas las expresiones son incompletas, todas las sentencias o definiciones son tomadas de las costumbres que se manejan en el ambiente y puestos a elegir entre frases incompletas ya estamos lejos del camino de hacer un post instructivo sobre la religión o la fe cristiana.

Puestos a elegir entre sentencias veo que prefiero que la gente de la oficina siga considerando cristiano al que va a misa y no al que simplemente ora.

¿Por qué? Porque creo que hoy día el peligro es la religión personal y es verdaderamente cristiano quien hace lo que Cristo pidió a sus discípulos.

(Y hay que tomar todo, tampoco podemos quedarnos sólo con las bienavenuranzas).

En otras ocasiones discutí con quienes simplificaban esto de ser cristiano. En una oportunidad alguien decía a un no cristiano: "ser cristiano en definitiva es ser una buena persona". Macanas, no es así, ser cristiano es "dar la vida por los demás". ¿No suena un poco más difícil?

Que no se entienda que con esta entrada estoy haciendo el mismo error de "simplificación".

En fin, si de definiciones cortas y abarcadoras se trata, ¿que les parece la intro de Deus caritas est?:

1. « Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él » (1 Jn 4, 16). Estas palabras de la Primera carta de Juan expresan con claridad meridiana el corazón de la fe cristiana: la imagen cristiana de Dios y también la consiguiente imagen del hombre y de su camino. Además, en este mismo versículo, Juan nos ofrece, por así decir, una formulación sintética de la existencia cristiana: « Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él ».

Hemos creído en el amor de Dios: así puede expresar el cristiano la opción fundamental de su vida. No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva. En su Evangelio, Juan había expresado este acontecimiento con las siguientes palabras: « Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que todos los que creen en él tengan vida eterna » (cf. 3, 16).


Saludos.

Marta Salazar dijo...

Juan Ignacio, de qué país eres?

Hace falta (te lo puedo pedir?), propongo citar:

Cor 1:13 y Mat. 5:1; 7:28

saludos!

Marta Salazar dijo...

si lo escribes, aquí tienes una buena foto y de dominio público, así que no hay problema en copiarla :)

http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Bloch-SermonOnTheMount.jpg

saludos!

Juan Ignacio dijo...

Marta,

acá las citas que pides.

Cor 1, 13

Mt 5, 1

Mt 7, 28

Enlace enviado

Soy argentino (esto explique quizás un poco más mi blog y también la entrada) y conozco tu blog hace mucho tiempo, es una referencia entre quienes conozco.

Saludos.

Juan Ignacio dijo...

Ahora vi que tiene muchos blogs pero el que conocía era "Alemania..."...

Marta Salazar dijo...

Hola Juan Ignacio!

yo decía un post acerca del significado de ser crirantiano/a a la luz de estas dos citas bíblicas!

Un abrazo!

PS: si no, lo voy a tener que escribir yo :) Pero seguro que a tí te queda mejor!

Juan Ignacio dijo...

Marta, tu pedido es demasiado encargo para este humilde bloguero. Así que te dejo algunos de los pensamientos que hice gracias a tu invitación. Intenté hacer un resumen de pocas palabras acerca de qué es un cristiano (con una esperable falta de rigurosidad teológica y académica, y muy probablemente con el olvido de muchas ideas principales).

Ser cristiano es ser testigo de Cristo (esa palabra usaban mis catequistas hace tiempo). Puede ser testigo quien ha tenido un encuentro personal con él (palabras que usan algunas teologías modernas como la de Luigi Giussani o el mismo Benedicto XVI). Y el encuentro con Jesús en nuestros tiempos se puede hacer a través de aquella que (al decir del cardenal Martini) “debe ser Jesús para el mundo”, o sea, de la Iglesia.

Del encuentro con Jesús y de la experiencia de su amor, nace la respuesta del hombre. Quien conoce a Jesús, escucha su palabra y la cumple, ese es el cristiano. ¿Cuál es la Palabra a cumplir? Tenemos los Evangelios para saberlo. Quizás podamos forzar un resumen diciendo que se trata de cumplir el primero y más grande de los mandamientos, así como su semejante: amar a Dios, y al prójimo como a uno mismo.

Y a quien cumple con ese y los demás mandamientos sólo le queda como al joven rico, dejar todo y seguir a Jesús.

Marta Salazar dijo...

Gracias J. Ignacio! seguro que no sería demasiado encargo!

es más, lo que se me ocurre a mí, es mucho más simple de lo que tú has escrito, que es muy bueno!

un abrazo fuerte! y quedo en deuda contigo!

muchos saludos!

Ululatus sapiens dijo...

Fernando:

No hace falta un quinto que especifique la vida sacramental, puesto que está incluida en el 1º y 3er. puntos: sin sacramentos, ¿cómo vivir una vida plena de oración (relación personal con Dios) y en comunidad, en la Iglesia?

Saludos a todos.