miércoles, 26 de junio de 2013

Viale

Si empezamos a recorrer Buenos Aires en el recuerdo, podríamos tomarnos del último relato y subirnos al 106 para ir Scalabrini abajo. Sabrá quien conoce la zona que prácticamente todo lo que corre por la ex-Canning aguas abajo termina en la calle Luis Viale.
 
Tengo el recuerdo de chico de mi abuela y mi mamá explicándome la historia de este señor Viale. Según cuenta la historia fue un hombre de cierta posición social que, en un naufragio, dio su salvavidas a una mujer que no tenía, salvándole la vida y así perdiendo la suya. Fue por lo tanto un héroe. De estos héroes hay muchos y en todo el mundo. Muchos más que próceres, quizás. Y que aunque hayan hecho más bien al mundo que los próceres, quedan en el anonimato. Hay en Londres, por ejemplo, en el Postman’s Park, junto a la Catedral de St. Paul, un monumento llamado “Memorial to Heroic Self Sacrifice”. Ahí se cuenta en breves líneas, cada una en una placa distinta, el nombre, ocupación y acto heroico de 54 personas que perdieron la vida intentando salvar la de otro. Gente común. Posibles santos.
 
A Viale, sin embargo, sería más difícil canonizarlo. Según dice Wikipedia, cosa que no estaba en mis cuentos de infancia, Luis Viale fue masón. Y eso no es un dato menor. Lo cierto es que nadie más que él y su aborrecido Dios sabrán los motivos de su acto heroico, pero a los más románticos nos gusta pensar que muchos años de masonería podrían haber quedado borrados de un plumazo, eliminados de la balanza del juicio, gracias a ese acto final de su vida.

1 comentario:

Fernando dijo...

Juan Ignacio: curioso que le dedicaran un monumento. Apuesto a que cuando ocurrieron los hechos sus hermanos pesaban mucho en el Ayuntamiento de Buenos Aires.

El tema que mencionas es muy importante en el teatro español del Siglo de Oro. Uno vive santamente toda su vida, justo antes de morir duda y se condena; otro es un pecador, en los últimos momentos se arrepiente y se salva. Confío en que lo 2º sea cierto pero lo 1º no.

Curiosa casualidad la que menciona wikipedia, que fuera a coger un barco y acabara en otro, donde ocurrió el hecho heroico. 100 veces me han ocurrido ese tipo de casualidades en mi vida, siempre he querido ver la mano de Dios detrás de ellas.