domingo, 28 de diciembre de 2008

Algo de lo que fue y algo de lo que será

Otra vez nochebuena en Flores. Como antaño. Misa en San José y luego caminando en grupos hasta la casa donde seguimos la celebración. Esta vez no lo pude caminar, pero lo hicieron ella y los chicos, mientras yo llevaba el auto con los bártulos. Recuerdos...
Estoy planeando algunos viajes para el año que viene. Estuve mirando los mapas. Estoy conociendo acerca de la península de Crimea, hacia allí podría hacer un viaje con un guía ruso llamado León T. y conocer los tiempos de los emperadores Napoleón y Alejandro en la guerra que lleva el nombre de aquel lugar. Aún no me decido, porque también estuve mirando los mapas de la Comarca y el oeste de la Tierra Media al término de la Tercera Edad (un viaje que es una asignatura pendiente). Por otro lado, mi amigo Leopoldo me invitó hace tiempo a un viaje por una Argentina por él soñada, terrestre y celeste. Y cómo podría fallarle, si con él viví intensas aventuras (todo comenzó allá por Villa Crespo, una templada y riente mañana de otoño…).
La verdad es que hay muchos libros y muy atractivos en lista de espera. Hay una Ortodoxia, una Spe Salvi, etc. Y este año los de espiritualidad serán de María (como hace dos años fueron de la oración y el año pasado de la liturgia). Vayan como entrada unas palabras de Luis María Grignon de Montfort:

Un mundo hecho para el hombre peregrino, que es la tierra que habitamos; otro mundo para el hombre bienaventurado, que es el paraíso; mas para sí mismo, [Dios] ha hecho otro mundo y lo ha llamado María.

5 comentarios:

Fernando dijo...

Querido Juan Ignacio:

Qué dulce evocación de la Nochebuena. En mi familia cada año somos menos en la Misa del gallo: los que se mueren, los que se van a vivir fuera, los que se casan, los que se pelean, ...

Sugerentes viajes. ¿Van a dar lugar a sucesivos Alter mundi? Si es así, no dejes de incluir uno por Buenos Aires, de la mano de Jorge Luis.

¿Vas a dedicar todo un año a leer sobre María? Admirable. Seguro que en algún mes encontrarás un hueco para ”Los milagros de Nuestra Señora”, de Gonzalo de Berceo, que con tierna poesía evoca la fe que tenía la gente española en María como remedio de todos los males espirituales y materiales.

Y feliz año, claro.

Juan Ignacio dijo...

No creo que llegue a leer más de dos o tres libros acerca de María, pero precisamente lo que necesitaba eran ideas, ya que no es fácil seleccionar (hay mucho y muy variado). Así que muchas gracias por el dato. Creo que me gustará. Lo buscaré.

Hay menos familiares pero por lo que he leído en la misa de la familia sí hay mucha gente y, en definitiva, esos son también tus hermanos. Qué alegría que son las misas multitudinarias (tienen algunas "desventajas", si se permite decir así, pero qué alegría).

¡Feliz año, Fernando!

Fernando dijo...

Querido Juan Ignacio:

Qué buena tu comparación entre la familia (decreciente) en Nochebuena y la gran familia de la Misa de las familias. Sí, hubo un tono muy familiar, que se concretó al dar la paz a gente que venía de lejos, que estaba con sus maletas para irse pronto a otros sitios de España, y que nos saludamos como si fuéramos primos, o algo así.

Cuídate.

Francisco Javier dijo...

Qué lindas líneas, amigo. Realmente... felicitaciones.

Éxito para ti este nuevo año.

Un abrazo fraternal desde Chile.

Juan Ignacio dijo...

Igualmente para vos, Francisco Javier. ¡Feliz 2009!