viernes, 13 de mayo de 2011

Las cancioncitas...

A mí me gustan más los versos que dicen: “Hay cosas generosas todavía / como la lluvia”, que los otros que dicen: “Hay cosas irrompibles todavía / como la luna”. Pero el autor le dio más preponderancia al último.

Se trata de versos del tema “Canción de fuego” que, sin ser nuevo, roba protagonismo en el nuevo trabajo de Coplanacu, “El Camino”. En el recital grabado en DVD hacen una explicación muy emotiva de la historia de la canción, creada por Roberto. Y en el disco con invitados se dan el lujo de tocarla con el Chango Spasiuk y dos de sus músicos.

Y hay que ver cómo anda el aire de chamamé ese, junto con el acordeón, el violín y el contrabajo. De lindo que quedó uno va aceptando que no estén los teclados aquellos de la versión original del disco Retiro al Norte.

Lo normal sería entonces dejar aquí la Canción de Fuego. Pero no lo haré. Traeré otra canción. Se trata de “La vida mía”, una recopilación de Leda Valladares (la recopilación recoge temas populares anónimos). Se la presenta como una vidala chayera. Y en la grabación en vivo se escucha a Julio que dice, antes de empezar: “Las cancioncitas, que son como joyitas que hay…”




La vida mía

Sale el sol, sale la luna, la vida mía
con su vajilla de plata, la vida mía
una madejita de oro, la vida mía
del lindo sol se desata, la vida mía.

Yo soy paloma del cerro, la vida mía
que voy bajando a la aguada, la vida mía
con las alitas la enturbio, la vida mía
por no tomar agua clara, la vida mía.

Palomita, palomita, la vida mía
paloma del palomar, la vida mía
todas salen, todas entran, la vida mía
todas salen a volar, la vida mía.

Las estrellitas del cielo, la vida mía
forman corona imperial, la vida mía
y sola en medio del campo, la vida mía
vidala quiero cantar, la vida mía.

10 comentarios:

Fernando dijo...

Como siempre, ¡qué bonito todo lo que enlazás, Juan Ignacio!

Fernando dijo...

Oigo ambas versiones: para un extranjero analfabeto es difícil distinguir una de otras; ambas son muy hermosas, en todo caso.

Fernando dijo...

Gracias por tu interés por el Depor, Juan Ignacio.

Pese al meritorio empate con el Barcelona, hoy no he tenido ánimo para escribir un post sobre la jornada, en un comentario a mi post Milagrito explico por qué.

Juan Ignacio dijo...

Gracias, Fernando.

Anónimo dijo...

Qué buen oído, recién ahora consigo disfrutar el disco este, y la cancioncita esta es preciosa.

La otra que resalta es Querencia de mi sentir.

Aparte, es idea mia o es un disco mucho más difícil que los anteriores? Tuve que oirlo varias veces para poder gustarlo.

Juan Ignacio dijo...

Anónimo, no entiendo lo de difícil. Creo que en el hecho de que un disco guste o no influyen mucho la oportunidad y las espectativas, ¿no? Tené en cuenta que es en vivo, no sé si eso podría influir. A mi me gustan en vivo.

Anónimo dijo...

Uy, para mi calificar un libro, un disco, una pelicula o incluso un vino como facil o dificil es tan natural que se me complica explicarlo.

No tiene nada que ver que guste o no, sino con el esfuerzo necesario para disfrutarlo.

Taquetuyoj es un disco fácil. Lo ponés a sonar y en seguida lo vas a disfrutar.

Este es a mi ver un disco dificil, hay que mandar los chicos a dormir, apagar el lavarropas, servirse una copa de vino o prepararse una pipa y ESCUCHAR, no alcanza con oírlo.

No tiene nada que ver que sea en vivo, es la selección de canciones y el modo de cantarlos el asunto, me parece.

Juan Ignacio dijo...

Interesante lo que dice. (Creo que lo conozco, anónimo. Aunque siempre que le digo esto a un anónimo y luego me entero quien era resulta que me equivoco).

Miré, será algo subjetivo, como dicen ahora, porque a mi no me pasó lo de difícil.

Aunque ahora que menciona al anterior disco le puedo decir una cosa. Ese me gustó de entrada con emoción, y posteé con emoción. En cambio este pasó su primera vez sin pena ni gloria y luego fue surgiendo.

Pero no sé si llamaría a eso difícil. Hay canciones que son lindas de lo sencillas que son. El escondido ese de los Ábalos (y en varias leguas, a la redonda, aunque te escondas....), Añoranzas (que la primera vez suena algo lenta si uno está acostumbrado a versiones tradicionales, pero en seguida gusta), Igual que pájaro herido, Coplitas para mi aguatera, el último "instrumental" que se llama La Juguetona, el tema de Atahualpa La Raqueña...

Anónimo dijo...

Aunque ahora que menciona al anterior disco le puedo decir una cosa. Ese me gustó de entrada con emoción, y posteé con emoción. En cambio este pasó su primera vez sin pena ni gloria y luego fue surgiendo.

Algo de eso hay, y yo si le diría difícil, aunque hay maneras y maneras de ser difícil. No es este disco desos que precisan conocimientos, preparaciones o habilidades para "entenderlo". Pero sí precisa un cierto cuidado, una cierta atención para disfrutarle, para que no pase así como así, sin pena ni gloria, para que pueda surgir.

Y claro que me conoce, aunque la mayoria de las veces que escribo aqui dice que me conoce y despues me cuenta que apuntó al cura y le dio al campanario. Soy ese que siempre llega tarde y se pone a discutir en sus articulos de hace un mes. Pero esta vez lo tiene facil porque yo le hice notar la existencia del disco en cuestión.

Juan Ignacio dijo...

Esta vez sí adiviné, entonces. Lo desagradecido que fui al no mencionar en la entrada que Ud. me dio el dato, sirve en cambio para mantener su anonimato.

Miré, yo no sé si eso es "difícil". Precisamente esa experiencia mía que le conté es algo que yo asocio a la oportunidad. Al momento en que llega. Yo venía escuchando mucha música extranjera y cuando pasa eso es como que uno pierde el clima folklore.

Por otro lado, pasó algo raro. Lo empecé a escuchar en mp3 gracias a su dato. Entonces me dije: urgente a comprar el CD, que las cajas con las letras y autores le da calidez y hace agradable el rito de escuchar. Pero me decepcionó un poco: venía medio despegado el cartón y los topetines para colocar el CD, de espuma goma, se salían. Eso contribuyo a arruinar el gusto del ritual del disco.

Algo más, el DVD anterior que veía, el de Sting, tiene una calidad de grabación imprsionante. Mientras que este es peor. Y ahí el tema de la espectativa.

Una vez que me sobrepuse a todo eso le encontré el gusto.

Como comentario final le cuento que así como Taquetyoj me entusiasmó de entrada, no habia pasado lo mismo con Corazón sin tiempo lo mismo (el disco anterior). No sé si porque no me llegaban todos los temas o porque en ese caso el arte del disco, con ellos tan peinaditos y maquillados, me disgustaba un poco.