jueves, 5 de mayo de 2011

Lecciones felinas

¡Este gato! Apenas te escucha en la cocina salta a la ventana y NO PARA de maullar para entrar a comer. Podés irte un rato y parece que él se fue. Pero apenas escucha un nuevo ruido, lo tenés otra vez detrás del vidrio. Y si te fuiste mucho tiempo, te busca en otra ventana. Y NO PARA de maullar. Si le fuiste indiferente, en algún momento te termina llamando la atención. Si te dio bronca su insistencia, en algún momento esa bronca se te pasa. La cuestión es que terminás abriéndole la puerta.

Cuando lo veo comprendo un poco más aquello de “orar sin desfallecer”...

12 comentarios:

Fernando dijo...

Me gustan los gatos.

Me gusta que no salen a tu encuentro cuando llegas a casa, soltando ruiditos tipo "ay, ay, cuánto quiero a mi dueño, cómo le he echado de menos", como hacen los perros. Me gusta que te ignoran salvo cuando quieren sacar algo de ti, como explicas (muy bien) en el post. Me gusta que se van a hacer sus necesidades solos, no te obligan a salir a la calle en el frío otoño nocturno de Buenos Aires.

Me gustan las personas que son como los gatos.

AleMamá dijo...

El único gato que de tres nos va quedando, es afónico y turnio, pero el amor es incondiconal y lo queremos así, tal como es. También se asoma por las ventanas y por cada lugar por el que pueda colarse, y entra y sale todo el día si siente movimiento, porque es como los borrachos que no gustan de tomar solos, al nuestro le gusta comer en compañía. Es un caso.

***
Oye no te lo he dicho, pero me encanta el aspecto minimalista de tu sitio, sencillo y acogedor, y todo dado por el color que has puesto en pequeñsa dosis. Lindo.

La antigua plantilla blanca impóluta era muy sin gracia, salvo por el pez espada que tenías.

Ale dixit

AleMamá dijo...

Buen comentario el de Fernando. Escribe muy bien. Me gusta su estilo.

Juan Ignacio dijo...

Fernando,
Ja, ja, ja.
(Ah, y comprendo algo más lo de la cajera ahora...)

Alemamá,
Gracias. Me reclamaron el pez. No es un pez espada. Intentaba ser un pez en el anzuelo (en el encabezado se veía la línea que seguía). Un pez en el anzuelo de Caña del Pescador de acuerdo a una hermosa imagen de Leopoldo Marechal.

Fernando dijo...

JAJAJAJA, no me había dado cuenta, es verdad!!!!: catwoman-cajera.

hna. josefina dijo...

Muy buena la entrada.
Saludos.

Miriam dijo...

La hija de mi jefa, se ha encandilado con un gatito encontrado. Lo ha adoptado y en estos momentos es el centro de sus desvelos.
Su madre dice, que le llena la parte afectiva, y así no le hace falta un novio, que solo traen problemas
Uffff

Juan Ignacio dijo...

Ojo que puede ser más insistente que un novio, Miriam.
Gracias, Josefina.

AleMamá dijo...

Este post sacó secuelas en mi sitio. Puedes ir a conocerlo.

***
Lo que dice Miriam de tener un gato en vez de novio es bueno depende de la edad, porque si es chica y pasa sola, claro, mejor es el gato, pero si, como hacen tantos y tantas (para darle gusto a los de la doctrina de igualdad de género, prefierne una mascota en vez de hijos....es terrible.

Saludos

Miriam dijo...

Entiendo que un animal puede dar mucha compañia e incluso en cierta forma obligar a la persona a darse.
Es genial¡¡
El caso que comentaba es un poquito distinto, je je je. La chica en cuestión viaja mucho, por todo el mundo. Pasa tres meses en un continente, tres en otro... Como quiere tanto al gato, se lo quiere llevar con ella en sus viajes pero tiene el problema de las fronteras. No en todos los paises te dejan entrar o salir animales como quien mueve una maleta
Pero ella lo sigue intentando. Y me da que lo conseguirá
Lo que no tengo tan claro es cuanto tiempo aguantará el gato viajes de 8 a 10 horas
Puede ser muy dura la vida de un gato¡

Nela dijo...

Un placer haberte encontrado y poder seguirte
Besos
Nela

Juan Ignacio dijo...

Un gusto, Nela. Gracias.