lunes, 20 de junio de 2011

Querétaro

Cuando vi que esta palabra se presentaba como la ganadora de una votación a la más hermosa del idioma español pensé que era linda, pero tampoco como para que no haya otra mejor. Lo que sucedía es que no se trataba de elegir cualquiera, sino que había treinta y cinco candidatas. Y cuando vi las otras candidatas me dije que sí, que bien podría ser Querétaro la ganadora.

Salvo una serie de personas originales, el resto de los que proponían las palabras justificaban su elección hablando del significado de las mismas. Por lo tanto todo desembocaba en cosas como amor, libertad, etc. Y yo creo que es más propio elegir palabras que, además de su significado, tengan un bello sonido (aunque yo no soy el Instituto Cervantes).

Por eso me gustó la de la cantante Shakira: meliflua. Al principio me pareció un poco rebuscada, pero cuando vi la explicación me pareció genial. Al contrario, me gustaba mucho la del lingüista Justo Bolekia Boleká: añoranza. Pero la explicación me dejó sin nada.

Me terminó gustando, aunque parezca algo trillada, la de la modelo Eugenia Silva: madre. Aunque primero habla del significado, también habla luego de cómo suena, o cómo se usa en su región. Y el escultor Jaume Plensa se eligió también una linda: murmullo. Pero otra vez la justificación no me satisfizo.

Así que pasen por El día E si quieren verlas todas. Mis preferidas son las siguientes, al margen de las deprimentes justificaciones que dieron algunos de sus postulantes (entre paréntesis va la posición en el concurso oficial): cariño (17), murmullo (8), añoranza (11), alborada (14), Querétaro (1), meliflua (10), murciélago (24), equilibrio (30), resplandor (27), madre (15).

[Actualización: Acá hay otra cosa de antaño que hizo Hernán]

12 comentarios:

Fernando dijo...

¡¡Qué divertido!!

Coincido con vos al 100%: hay que juzgar a las palabras por el significado y por el sonido, ambas cosas son necesarias. Se me ocurren tres, bonitas por dentro y por fuera: alma (9ª posición), (22ª) y luz (no sale). De las que citás en el post cogería alborada, pero nunca Querétaro, qué cansada.

Ojeo la lista completa. ¿En serio se pueden proponer investigación (por una científica española), fútbol (por el seleccionador español) o Santader (por el presidente del Banco Santander)? Milagro que no ganaran fútbol o Lionelmessi.

AleMamá dijo...

Difícil elección esa. Yo paladeo algunas palabras por su sonido o porque me producen sensaciones, como es el caso de la que he usado: paladeo.

Aparte de las que concursaban, ¿cuál propondrías y por qué? Yo pensaré en alguna también. ¿Qué tal?

Natalio Ruiz dijo...

Me encantó la idea y el post!!!
Aunque me deprimió un poco no conocer el significado de la ganadora.

Es muy necesario meditar sobre las palabras. Se podría elegir una por día y darle vueltas. Dicen más de lo que dicen (también trillado pero bue....).

Respetos (para reflexionar sobre la palabra respeto que etimológicamente viene de volver sobre lo espetado, tan propio y necesario en la vida bloggera).

Natalio

Javier de Navascués dijo...

No sé, supongo que los habitantes de Querétaro estarán brindando con tequila. A mí no me dice nada. Lo más curioso es que sea un topónimo de origen no hispano.

Juan Ignacio dijo...

Natalio, según dice en el enlace de La Nación, Querétaro quiere decir "Isla de las salamandras azules".

A mi también me sorprendió que el origen de la palabra no sea hispano, Javier. Olvidé mencionarlo.

Alemamá, tu desafío creo que me supera, pero lo veré.

Fernando, la de Santander, que no es fea palabra, me pareció muy "graciosa" (ver la justificación del banquero Botin). Pero por algo salió última.

Como esa, muchas otras están "influenciadas" por la profesión del que la propone.

Aparte pienso que cuando la palabras es muy usada quizás perdemos el gusto y una palabra original y no muy usada atrae más.

AleMamá dijo...

Me gusta CÁNTARO. Es sonora, pero de una sonoridad esdrújula que es muy especial, siempre me ha parecido así.

Cántaro me recuerda el agua fresca, imagen de cosas buenas y puras, con olor a barro, olor a lo cotidiano a la materia de la que estamos hechos.

Cántaro me recuerda a mi abuela que, antes de ponerse de moda, ella apreciaba estos humildes artçiculos domésticos hechos por artesanos del pueblo.

Cántaro no es lo mismo que jarro, aunque cumplan la misma función. Uno pareciera que nació lentamente con nosotros, que tiene identidad propia, personalidad. El jarro es industrial, serial, anodino, olvidable. El cántaro de mi abuela parece que lo veo.

Saludos

Juan Ignacio dijo...

Pontífice, bramido, alféizar, etc.

Mora Fandos dijo...

Pues no sabría qué opinar... yo diría ¡Encarnita!

Fernando dijo...

Juan Ignacio, no voy a estar en Madrid el viernes, así que me adelanto para decirte ¡muchas felicidades!

Juan Ignacio dijo...

Busqué "Encarnita". ¿Es Encarnita Polo? ¿Qué nombre es? ¿Es una forma cariñosa para Encarnación?

Si es por San Juan Bautista, gracias Fernando.

Mora Fandos dijo...

Sí, es un diminutivo de Encarnación o Encarna. La Encarnación empezó siendo "algo" muy pequeño. Y, no sé, siempre me ha gustado.

Fernando dijo...

Suerte contra Bolivia, JI.