lunes, 12 de marzo de 2007

"Mesmo" del norte o del sur

Me fui de Buenos Aires y me gusta estar donde estoy. Me gustan los domingos sin ruido, sin tránsito abundante, sin necesidad de patear gente para caminar. Pero me gusta llamarme porteño. Porque me sigue gustando Buenos Aires (fueron casi veintiocho años…)
Las "callecitas" [*] de Buenos Aires tienen ese… qué sé yo, ¿viste? Y si el otro día volví y recordé el sur, hoy evoco los barrios elegantes del norte. Juncal y Suipacha, la calle Arroyo, Florida y la Plaza San Martín, Plaza Francia...
Los barrios elegantes también tienen su encanto. Hace unos días bajaba por la Nueve de Julio y remontaba hacia el norte por Posadas. Y veía los edificios, las calles y la gente. Cuando pasé el “Palais de Glace” me detuvo un semáforo y desfiló ante mí todo el Regimiento de Granaderos a Caballo. Una postal para el recuerdo.
(Un final medio cursi, puede ser; eso le pasa a uno por meterse a escribir estas cosas).
[*] A pesar de que la versión original dice: "Las tardecitas de Buenos Aires...", muchos creen que dice: "Las callecitas de Buenos Aires..." ¡Qué sé yo!

6 comentarios:

Milkus Maximus dijo...

Uno de los pequeños problemas que tiene Buenos Aires es que está llena de porteños.
Vos probá, en enero, cuando mucha gente se va, lo notás al manejar: los niveles de agresividad, mala educación, prepotencia, y simple maledicencia, bajan. Y Buenos Aires es todo lo bella que podría ser si la gente que la habitamos cambiáramos un poco.
Conozco otras capitales, y esta ciudad sigue a la cabeza en mi corazón a pesar de sus incontables lacras. Basta subirme a un avión para darme cuenta.
Será que los porteños tenemos algo de masoquistas ...

Sangre Azul dijo...

"Uno de los pequeños problemas que tiene Buenos Aires es que está llena de porteños."
Me hizo acordar a lo que suelo repetir: "A mí me gusta Buenos Aires pero no los porteños". Claro que suena mucho más chocante porque el que lo dice no es porteño.

XavMP dijo...

Bueno, yo conocí capitales y la verdad es que no me quedo con Buenos Aires...

En realidad con ninguna.

Lamento disentir, a esta altura del cuento ya soy un apátrida.

:-)

Los porteños (¿soy porteño?) tienen SIN DUDA, algo de masoquista, de todos modos es indecente decirlo en un blog tan porteño. :-)

Juan Ignacio dijo...

Creo que no es masoquismo, Milkus, es que uno al lugar en donde nació lo quiere, sea como sea.

No sabía que tenías dudas de tu porteñidad, Javier. Entiendo que naciste en Cnel. Pringles, pero por algo dudás.

Sangre Azul, espero que lo que tanto te molesta de los porteños no se refleje en exceso en este blog. Si aguantaste hasta ahora...

Sangre Azul dijo...

Me gusta este blog porque habla más de Buenos Aires que de porteños.
Este comentario, como el anterior, es en tono de semibroma.
Si dijera que tengo muchos amigos porteños lo embarraría más ¿no?.

Juan Ignacio dijo...

Semibroma, muy cierto. Como dice mi esposa, todas las bromas en el fondo tienan algo de verdad.
Saludos.