viernes, 9 de mayo de 2008

Dios oportuno

Si alguien realmente creyera, escuché decir por aquí y por allá, si alguien realmente creyera, ¡cómo sería distinto todo!
No creyeron antes todos, sólo algunos, en aquella época histórica en que Dios se hizo hombre. ¿Creería el hombre hoy, creería si Dios lo hiciera en esta época, en esta época en que lo que no es materia es fantasía?

Quizás Dios se aseguró de hacerse hombre y resucitar en una época en que al menos algunos pudieran creerlo, así nosotros podríamos escucharlo del testimonio de ellos, de boca en boca hasta hoy, era de hombres incrédulos.

¡Felices los que crean sin haber visto!

7 comentarios:

Profeballa dijo...

Lo de la misa diaria me dejò un poco... no sè còmo explicarlo, es com oreproche. Imagìnate tendrìamos que ir a todas las misas de todas las horas, asì de sencillo y cuàndo nos queda tiempo para amar a los demàs, cultivar el jardìn, y tantas cosas que nos manda Dios?. un abrazo

PD: seguro que me dices que debì haber colocado el comentario en el blog correspondiente pero yo prefiero dejàrtelo a ti

Juan Ignacio dijo...

Es extremo y duro si lo tomo estrictamente. A mi la idea me sirvió para hacerme pensar si no iríamos un poco más a la misa, o con más talante, si tuviéramos más fe. Si lo tomo estrictamenet llegamos a lo que decís vos.

Saludos Carlos, he estado pensando en aquellos dilemas de la economía de la caridad aunque no he dejado comentario porque no he considerado tener nada lúcido para decir.

Aeronauta dijo...

En la parábola del Rico Epulón ya decía el Señor que aunque vean resucitar muertos no creerán algunos.

Cada vez agradezco más el don de la fe, yo, que no practiqué por casi 15 años.
Un abrazo

Sangre Azul dijo...

Profeballa. Yo lo veo como un autorreproche. Una Misa por día es suficiente y nos da la gracia para amar a los demás. Por eso la Iglesia hace una por día, en muchos horarios para que todos puedan ir.
No hay santo que no recomiende la Misa diaria y nosotros dejamos pasar la Gracia tan fácilmente...

Fernando dijo...

Qué interesantes comentarios. Sólo puedo unir los dos razonamientos, y añadir una duda:

Si alguien realmente creyera, si cada uno de nosotros realmente creyera en la transubstanciación en la Comunión, en la presencia real de Jesús, ¿dejaríamos de comulgar un solo día, teniendo tiempo y posibilidad para hacerlo?

F.

Moro dijo...

Tarde, como pa' variar, pero bue', uno se tiene que hacer cargo.

Profeballa: Tómelo como lo ha tomado Sangre Azul, no se lo exige al resto tanto como a uno mismo.

Juan: Creo que Vd. me ha entendido mejor ¿no?

Juan Ignacio dijo...

Hago lo que puedo...