miércoles, 20 de junio de 2007

El corazón de piedra verde (I)

Salvador de Madariaga presenta en “El corazón de piedra verde”, detrás de la apasionante historia, un entramado de ideas que forma lo que sería (entiendo yo) su visión de la conquista (y también su visión de España, la Iglesia y otros temas). Para acordar o disentir, pero no para quedar indiferente.
Me han quedado grabados dos pasajes fuertes (fuertes no como sucesos de la historia de ficción sino en cuanto a aquellas ideas que mencionaba). Les dejo el primero, el duro, para irse calentando con el tema. Es el fragmento de uno de los diálogos del racional rey Nezahualpilli con su hija Xuchitl:

-Quizá hubiéramos llegado a una forma de vida mejor que la actual. Pero necesitábamos tiempo para ir perdiendo nuestros hábitos sanguinarios... Varias gavillas de años lo menos. No nos las darán. Los hombres de oriente han llegado y nos vencerán...
______-¿Por qué? -preguntaba Xuchitl.
______Y contestaba Nezahualpilli:
______-Porque vienen. Los que vienen son siempre más fuertes que los que aguardan. Por eso vienen ellos y aguardan los otros. Y traerán dioses y costumbres diferentes.
______-Pero -replicaba Xuchitl- es muy posible que las costumbres que traigan sean precisamente las que vos queríais que tuviéramos; y eso os debe alegrar.
______Nezahualpilli contemplaba la idea unos instantes, para concluir:
______-No, porque nuestras costumbres, aunque cambiasen, hubieran sido las nuestras, nacidas de nuestro ser. Como una serpiente que cambia de piel. Las de ellos serán como un traje que nos pondrán. No lo llevaremos a gusto.
______Después de conversaciones de este género, solía Nezahualpilli guardar largo silencio en que su rostro se modelaba en un molde de tristeza y en sus ojos brillaba como una luz que a Xuchitl le parecía la puesta del sol. Era en efecto un sol poniente, y lo sabía. Quizá fuera en todo el Anáhuac el único hombre que se daba cuenta plena de la tragedia histórica a punto de comenzar entonces en la escena mundial, tragedia en que su país iba a representar el papel de víctima principal.

Pero que no se entusiasmen los indigenistas extremos, que hay un segundo pasaje a leer.

9 comentarios:

Jesús Sanz Rioja dijo...

Interesante. Tenía curiosidad por la obra de ficción de Madariaga. Por lo que leo me parece que va a tirar más a ensayo o a tesis que a novela como tal.

Sangre Azul dijo...

Y no fue ni la piel de la serpiente ni un traje ¿no? Más bien yo creo que fue una transfiguración y que se llevó muy a gusto. Es que la Gracia se lleva a gusto.

Juan Ignacio dijo...

Jesús, temo haber hablado mal, y además no saber, pero esta es una novela y para nada un ensayo o tesis (yo hablo de las ideas porque me gusta hablar de ello, pero es una historia de ficción muy intensa).

Sangre azul, por ahí viene la cosa...

Aeronauta dijo...

Saludos, Juan Ignacio. Mucho tiempo sin venir por acá.
He leído con gusto tu fragmento. Muy interesante.

Ecazes dijo...

Hasta que San Juan Diego habló, y la Virgen regaló sus rosas, no fue a gusto nada.
Como todo lo que depende de nosotros se hace a los trompicones y con los pies. Luego viene Ella, y suave, en voz baja, nos introduce al Misterio.

Adriana Gutiérrez dijo...

Juan Ignacio... Me has recordado un libro que llevo en el corazón. Es tan apasionante!!
Para quienes no lo han leido les pido que lo busquen. Les quitará el sueño.Es vertiginoso y nos lleva mágicamente de europa a américa, de américa a europa con una capacidad de descripción de lugares,situaciones y caracteres que te emociona... Y además es bien parejito, de ambos lados del océano hay buenas y malas personas y están retratadas en toda su bondad o su crueldad.
(Confieso que he llorado por Xuchitl...)

quiahuitl dijo...

Por favor amigos... Dicen que cuando no tienes nada bueno que decir de algo, mejor no digas nada. Quisiera no decir nada. Pero tambien considero importante ayudar a abrir los ojos. esta novela es un verdader insulto para la cultura mexica. Escrita por una persona neofita en la materia, que ni conoce ni siente a este gran pueblo. Nos hace sentir que los americanos eran una orda de salvajes e ignorantes y que ellos nos hicieron un favor (despues de todo es español) lean buenas obras, Azteca de gary gennigs es una verdadera obra literaria. Informense no se dejen engañar. el pueblo mexica fue grande en cultura y conocimiento. Una orda de salvajes y fanaticos religiosos intentaron destruirla. Pero mientras el mundo exista no se olvidara la fama y la gloria de México Tenochtitlan.

Anónimo dijo...

No, cual "Gracia"? por eso todos los supuestos catolicos no obedecen ninguna de sus reglas morales de los cristianos europeos.

El libro es muy bueno, pero el autor no se puede despegar de su origen español y tambien de la religion cristiana, seria blasfemo si no la defiende frente a la religion mexica...en fin, es buen libro en cuanto a narracion y documentacion.

Juan Ignacio dijo...

Anónimo, parece Ud. conocer el fuero íntimo del señor Madariaga. Parece que dice Ud. que el tuviera una postura por compromiso. ¿No consideró Ud. la opción de qué el creyera firmemente lo que dice, que el creyera que su religión es superior a otra?

(A propósito de lo que dice el comentarista Quiahuitl, creo que no es malo pensar y analizar qué religión puede ser más evolucionada o verdadera que a otra. Por supuesto, si parece despectivo Madariaga, Quiahuitl no mejora su modo en forma alguna).