domingo, 14 de mayo de 2006

Status viatoris XIII

Un día decidís tomar un camino distinto. Te tomás el 92 en Camino de Cintura y Av. Olimpo, terminal, partido de Esteban Echeverría. Como usualmente en esa época. Pero te bajás un rato después, en la estación Marinos del Fournier del angosto ferrocarril Belgrano Sur, entre Tapiales y Villa Madero, partido de La Matanza. Te tomás el tren hacia Capital. Ya oscurece.
Te bajás en estación Presidente Illia, de transferencia con el premetro, bajo los puentes de Av. Cruz. Esperás un rato a ese tren urbano; desearías no estar tan bien vestido.
Finalmente el premetro llega e iniciás un viaje nocturno por las calles de Villa Soldati. Barrios muy pobres. Callejuelas. Ves hasta fuego en las calles e imaginás vagabundos calentándose a su amparo.
Entrás al barrio de Flores por donde muchos salen... de este mundo. El cementerio. En seis cuadras más llegarás a Plaza de los Virreyes. De ahí a casa es territorio conocido.
(La deriva urbana de Eduardo me hizo acordar de este viaje que hice hace unos cinco o seis años. El interés para el lector puede ser ínfimo, pero que tenga él en cuenta que este blog yo también lo escribo para mí).

7 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

(El comentario final, entre paréntesis, es muy bonito y tiene toda la temperatura emocional de un poema.)

hna josefina dijo...

¡A mí me gustó mucho!

Juan Ignacio dijo...

Oh, bueno, gracias, gracias...

dhhdgdfhg dijo...

Estas historias de la ciudad no las entiendo muy bien, no conozco de tu ciudad, sería ideal que las hicieras más universales, explicando a las personas que no conocemos donde vives.

Juan Ignacio dijo...

Es que no hay nada de universal en mi historia, ApostolCarlos.
A no ser algún que otro sentimiento que pueden tener varios blogueros: como querer cambiar un viaje rutinario, como temer por estar bien vestido en un barrio peligroso o sentir que escribimos el blog también para nos mismos. Los lugares son anecdóticos (¡aunque si alguien los conociera!)

Ecazes dijo...

Apostolcarlos: BsAs es tan grande que bien pudes pensarla en términos universales. Si quieres hacer la prueba, no tienes mas que dormirte en un bus (colectivo) terminarás en San Isidro, preguntandole al primer transeúnte como se llama el sitio donde estás.
Aunque comparado con Caracas, el comentario de JI de: "temer por estar bien vestido en un barrio peligroso" lo mínimo que se gana es una sonrisa.
JI: la verdad es que pensé que tu periplo había sido muucho mas largo. Pero cuenta como toda una aventura para criatura tan citadina. ;p
Queda un enlace para las futuras generaciones de los siglos venideros, que lean este melancólico blog, y que como nuestro caraqueño amigo, no vean bien de que va:
http://www.planodebuenosaires.com.ar/

Juan Ignacio dijo...

Bien, veo que estudiaste el plano. El recorrido es un recorrido de ciudad practicamente, pero tener en cuenta que no terminó ahí; el resto del camino no lo relaté.

Un día podré relatar viajes más largos y zonas más raras en las que me he metido. Durante cinco o seis años viaje mucho en tren y colectivos por todo Buenos Aires y Gran Buenos Aires por cuestiones de trabajo.