lunes, 23 de octubre de 2006

Palabras como prendas de vestir

Quizás el depósito de nuestro vocabulario funcione como nuestro placard. Así como de este tomamos siempre las mismas prendas, las primeras de la pila, evitando el trabajo de levantarlas para sacar otras distintas, así usamos siempre las mismas palabras y nos cuesta un esfuerzo notable encontrar otras equivalentes o incluso más adecuadas. (Más aún nos cuesta a los que tenemos un "armario" reducido, pero ese es otro tema).

9 comentarios:

Milkus Maximus dijo...

Algo así creo que pasa, como vos decís. La "economía del lenguaje" deriva casi siempre en pobreza, y por tanto, en obreza de ideas.
"Uno piensa lo que habla" dice un viejo principio lingüístico: si no tenés más de cien palabras, no tenés más de cien ideas (el enfoque es simplista, pero para el caso sirve, creo).

Eduardo Mangiarotti dijo...

Es verdad. También puede ser que tengamos nuestras prendas preferidas, gastadas y todo, pero que no dejan de ser tan nuestras, tan representativas. Pienso en Borges,que como poeta y literato era un genio y sin embargo muchas veces muy repetitivo. Quizás la clave no sólo sea tener un placard amplio, sino saber cómo combinar ;)

XavMP dijo...

A mi los sinónimos o palabras olvidadas no siempre me son esquivas.

Lo que me reprocho a veces es buscar en el fondo del armario esa vieja bufanda colorida cunado tengo un polar espectacular en el primer estante.

:-)

E. G-Máiquez dijo...

Aguda observación.

Rodríguez dijo...

""Más aún nos cuesta a los que tenemos un "armario" reducido, pero ese es otro tema"".
No!, no!, no es otro tema, es en concreto, mi problema.

Juan Ignacio dijo...

Mi experiencia es que debo esforzarme para escribir lo mejor que puedo, esforzarme por decir bien las cosas. Porque tengo, aunque pobres, algunas palabras, pero no me basta con tenerlas. Debo esforzarme para usarlas y más aún, si me empeño en el esfuerzo, debo cuidarme de no enredarme y quedar poco claro.

Cristian dijo...

Definitivamente las palabras son como las modas... pasan, y son parte del recuerdo. En Chile tenemos una cantidad de modismos, que de acuerdo a la moda, los utilizamos. Luego, se van. Definitivamente necesitamos tener un buen diccionario de sinónimos a mano. Bendiciones.... oye... ¿cómo es eso que me lees cuando actualizo a través de blogines, o algo asi?

hna josefina dijo...

Para mí que ¡vas muy bien!

Juan Ignacio dijo...

En Bloglines te puedes suscribir y te avisan de las actualizaciones de blogs u otros sitios. De ahí el comentario.