domingo, 18 de junio de 2006

Mi fe, a la luz de "Corpus Christi"

- Ustedes en la comunión... recuerdan... conmemoran... -dijo uno a otro, como buscando la confirmación de ese otro e intentando explicar la religión de ese otro a un tercero.
- ...
msí -dijo el otro. Y nada más.
¿Cómo decir, en ese momento, que había algo más? Mucho más. Lo más importante. Al hacerlo, él no haría sino una confesión de fe. Y la verdad es que no acostumbraba a hacer esas confesiones en ese lugar. La magnitud de lo que iba a decir era tal que o sonaría a locura, o no sería lo que es.
¿Qué habrá pensado en ese momento? ¿Qué después? ¿Habrá pensado en su fe? Habrá sido una oportunidad para pensar como nunca antes en su fe, con palabras que de tanto dichas ya no se pensaban, pero que ahora cobraban vida de una manera nueva.
Quizás no pensó nada de eso. Quizás todo esto lo pensé sólo yo, que estaba escuchando.
Creemos que en la hostia y el vino consagrados están el cuerpo y la sangre de Jesús. Y si me preguntaran cómo es eso posible, lo primero que diría, pienso ahora, es que es un gran misterio. Pero que así lo dijo Él, Jesús. Y así fue desde entonces. Y esa es mi fe.
(Locura para los hombres; me siento semejante a uno de aquellos primeros cristianos, aunque no le llegue ni a los talones; siento que mi fe es nuevamente algo raro para el mundo; siento que desaparece por un momento ese cristianismo “socialmente aceptado” que existe hoy en día y del que tantas veces nos sentimos parte).

6 comentarios:

Aeronauta dijo...

Juan Ignacio: Ha llegado a mi sitio hlp, desde Caracas y Dios y como tú interviniste en esa discusión y yo te respeto mucho, me gustaría que le echaras una miradita. Por ahora te dejo acá el último comentario mío: Nuestro amigo hlp debe estar durmiendo en Barcelona luego del 3/1 contra Túnez ;)

Acá empezó todo y siguió acá

Saludos a Finitud y para ti.
*********
hlp He leído la discusión con Carlos Balladares y es bastante erudita, de buen nivel, pero la verdad es que llegué a saltar de mi silla frente al PC por oír tratar de meretriz a la Iglesia. Me parecía estar oyendo a los Testigos de Jehová, no a un hijo de la Santa Madre. No voy a buscar fuentes de lo dicho, lo dejo ahí sin extrañarme mucho, pues ya los profetas usaron términos así al referirse a Israel como una mujerzuela...pero amada por el Señor, perdonada, puesta en su lugar de preeminencia, etc, con ternura de madre inclusive.

Lo de que la Iglesia no tiene " mancha ni arruga ni cosa parecida" lo he tomado de San Pablo a los Efesios (5, 25-27) y yo lo leo como el misterio que la Iglesia es: por un lado con todas las humanas miserisa como el mismísimo pueblo de Israel, y por otro como el Cuerpo Místico de Cristo _Dios actuando a través de ella_ por lo tanto es SANTA ¿cómo podría ser de otro modo?

Si sólo tomáramos la parte humana estamos fritos, pecadores todos, miseria pura, etc, pero por suerte nos dejó sus sacramentos y su organización y todo lo necesario para "estar con nosotros siempre, hasta la consumación de los siglos"

Perdona las citas oficiales _pues no soy miembro de una Iglesia clandestina con sus papeles escondidos o perdidos: están ahí para ser usados, aparte de que lo dicen mejor que yo_ así es que te dejo con dos del Catecismo de la Iglesia Católica :

757 "La Iglesia que es llamada también "la Jerusalén de arriba" y "madre nuestra" (Ga 4, 26; cf. Ap 12, 17), y se la describe como la esposa inmaculada del Cordero inmaculado (Ap 19, 7; 21, 2. 9; 22, 17). Cristo `la amó y se entregó por ella para santificarla' (Ef 5, 25-26); se unió a ella en alianza indisoluble, `la alimenta y la cuida' (Ef 5, 29) sin cesar" (LG 6).


773 En la Iglesia esta comunión de los hombres con Dios por "la caridad que no pasará jamás"(1 Co 13, 8) es la finalidad que ordena todo lo que en ella es medio sacramental ligado a este mundo que pasa (cf. LG 48). "Su estructura está totalmente ordenada a la santidad de los miembros de Cristo. Y la santidad se aprecia en función del 'gran Misterio' en el que la Esposa responde con el don del amor al don del Esposo" (MD 27). María nos precede a todos en la santidad que es el Misterio de la Iglesia como la "Esposa sin tacha ni arruga" (Ef 5, 27). Por eso la dimensión mariana de la Iglesia precede a su dimensión petrina" (ibid.).

No creo tener nada que agregar. No tengo los títulos ni las ganas. Yo creo en esto y sin discusiones aparte de la cosmética, lo de fondo es muy profundo para mí.

Saludos sinceros.

Ecazes dijo...

Feliz día del Padre!

Juan Ignacio dijo...

Aeronauta, había leído tus posts y me parecían muy interesantes. No había seguido la discusión ya que no puedo aportar mucho en el tema del hábito. Ya se han armado por otros blgos argentinos, tiempo ha, discusiones acerca del hábito y de todas se sacan cosas muy interesantes.

Lo del otro tema, con tu comentario a hlp que ponés aquí, también me parece muy interesante. Doy por descontado que a hlp le gusta ser provocador. No le doy más importancia que eso.

Saludos.

Juan Ignacio dijo...

Gracias, Ecazes. Igualmente para tu esposo.

Sangre Azul dijo...

Hostia, Juan, con "H".

Juan Ignacio dijo...

Sí, con hache, no sé qué me ha pasao.