martes, 15 de agosto de 2006

Del pagado y su cuestión

De alguien presumido se dice que es “pagado de sí mismo”. Como todo pecador, el pagado de sí mismo debe despertar en nosotros la misericordia. Y para ser misericordioso es importante conocer y entender a la persona pecadora (no debería ser tan difícil, siendo que uno también es pecador).

Hay una sencilla y linda frase para referirse, en un tono casi misericordioso, a los “pagados de sí mismo” [*]. Y es la que decía mi amigo Matías. Cuando se encontraba con alguien muy presumido, solía comentar en voz baja: “¡Ese tipo no tiene abuelita!”

Sabido el cariño que nos dan o dieron las abuelas y lo que podría estar faltando al que no la tuvo, es de entender que el afectado se encargue de “autoproporcionarse” cariño, de ahí su caracteristica de pagado de sí mismo.

Por supuesto que se podría hacer notar otra cosa: me parece, mas no quiero hacer “asociaciones ilícitas”, que estamos llamados a no ser “pagados de nosotros mismos” sino al contrario, a buscar la recompensa del Padre (que ve en lo secreto). Aunque no tengamos abuelita.

(Y si queremos más cariño pidámoselo a Nuestra Madre, hoy asunta a los cielos, para recibirlo en abundancia).

[*] O debo decir: “pagados de ellos mismos”.

1 comentario:

Eduardo Mangiarotti dijo...

Muy buen post, me encantó la imagen del "no tener abuelita". Qué bueno cuando podemos intuir la herida detrás de aquellas cosas que nos molestan del otro. Es el único camino hacia la compasión