miércoles, 6 de septiembre de 2006

Con el tiempo...

Los temas van y vuelven. La última vez que “hablé” con mis amigos acerca del tiempo, uno de ellos rescató una definición dada antaño por un profesor, la cual tiene su redondez y da que pensar. Dice así:

El tiempo es la medida del cambio.

Por mi lado, les mandé varias citas del libro “El corazón del mundo”, de Von Balthasar, que hacía poco había leído (o estaba aún leyendo); una de esas citas quedó también aquí, en este blog, allá por marzo de 2005:

Mientras en el exterior vamos colocando las cosas de modo que sus envoltorios se toquen y nos blindamos contra las inexorables exigencias de la vida, la fuente sigue manando en lo más íntimo del individuo y quebranta los muros y va minando nuestra más dura fortaleza. Nadie resiste hasta el final el incesante empuje de este oleaje: nos va reblandeciendo día tras día, va carcomiendo guijarro tras guijarro de la orilla ya desgastada: al final nos derrumbamos. Con el tiempo, hasta el más estúpido comprende el tiempo. El tiempo va cavando para sí mismo un lecho en él y con su redondo vientre lo va limando como el torrente que se precipita lamiendo un glaciar. [*]

Esa cita iba acompañada de algunas reflexiones personales, algo peculiares.

Vivimos muriéndonos. Muriéndonos vivimos. Lo nuestro es morir. Me gusta decir que es nuestra "vocación". Quizás el tiempo sea eso. Esa imposibilidad de morirnos. "El tiempo es la imposibilidad de morirnos", anotá, me gusta. No poder morir, eso es el tiempo.

Hoy, incentivado por el amigo R. Castillo y su comentario en la entrada anterior, se me ocurrió pensar otra cosa. Se me ocurrió decir:

El tiempo es la oportunidad que tenemos para “arrepentirnos y volver”.

Y no la entiendan como una idea triste acerca del tiempo y de la vida. Al contrario, entiéndase como algo gozoso. Recordemos que el Padre, en ocasión del regreso, organiza una fiesta.

[*] Capítulo “El reino”, parte I.

2 comentarios:

Fer dijo...

Agrego una de San Josemaría:

"Los que andan en negocios humanos dicen que el tiempo es oro. —Me parece poco: para los que andamos en negocios de almas el tiempo es ¡gloria!"

(Camino - punto 355)

Juan Ignacio dijo...

Sabés que iba a agregar entre las frase una tipo "Time is money". Pero con esto queda agregada y contestada. Gracias.