miércoles, 25 de enero de 2006

Comenzando con la nueva encíclica

Hoy salió a la luz “Deus caritas est”, la primera encíclica de Benedicto XVI. Mucha expectativa (tener tantos medios católicos a disposición hace que uno espere muy de antemano estos sucesos).

Yo también la imprimí y antes de guardarla para llevar hojeé la introducción. Vi que decía lo siguiente:
No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva. En su Evangelio, Juan había expresado este acontecimiento con las siguientes palabras: « Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que todos los que creen en él tengan vida eterna » (cf. 3, 16).
Y creo que eso está muy relacionado con lo que comentó la hermana Josefina en la entrada anterior: "si todos y cada uno, nos 'enganchamos' realmente con Jesús, nuestra adhesión a Él es lo que nos va a llevar a adherir después a su Evangelio. Me parece que es algo que a veces nos falta a los cristianos, ser de Jesús, y por eso aceptar la verdad que El nos trae”.

Es, además, una de las ideas más “impactantes” que me llegaron cuando alguna vez participé de las “escuelas de comunidad” de Comunión y Liberación; es uno de sus mensajes centrales, creo, de los que dan forma al movimiento (esa forma que, en privado, supe criticar bastante).

2 comentarios:

leonbloy dijo...

No sé nada de Comunión y Liberación, pero Mark Shea también notaba la influencia.

dhhdgdfhg dijo...

Algo de esto lo hablé en uno de mis posts en respuesta a alguién que me preguntó por qué creo en Dios. Qué bueno!! estamos en lo mismo! vamos por buen camino.
Carlos
Lean: http://www.blogger.com/comment.g?blogID=15026990&postID=113589753702472811