viernes, 6 de enero de 2006

Epifanía

La verdad es que nunca había visto de esta forma (la que sigue) a esta fiesta (la del título). En tres párrafos de la homilía de Juan Pablo II del 6 de enero de 1999 se los presento:
1. «La luz brilla en las tinieblas, pero las tinieblas no la acogieron» (Jn 1, 5).
Toda la liturgia habla hoy de la luz de Cristo, de la luz que se encendió en la noche santa. La misma luz que guió a los pastores hasta el portal de Belén indicó el camino, el día de la Epifanía, a los Magos que fueron desde Oriente para adorar al Rey de los judíos, y resplandece para todos los hombres y todos los pueblos que anhelan encontrar a Dios.
En su búsqueda espiritual, el ser humano ya dispone naturalmente de una luz que lo guía: es la razón, gracias a la cual puede orientarse, aunque a tientas (cf. Hch 17, 27), hacia su Creador. Pero, dado que es fácil perder el camino, Dios mismo vino en su ayuda con la luz de la revelación, que alcanzó su plenitud en la encarnación del Verbo, Palabra eterna de verdad.
La Epifanía celebra la aparición en el mundo de esta luz divina, con la que Dios salió al encuentro de la débil luz de la razón humana. Así, en la solemnidad de hoy, se propone la íntima relación que existe entre la razón y la fe, las dos alas de que dispone el espíritu humano para elevarse hacia la contemplación de la verdad, como recordé en la reciente encíclica Fides et ratio.

1 comentario:

dhhdgdfhg dijo...

Te vamos a extrañar!! pero se merecen unas "vacas". Yo comienzo el lunes de nuevo, percibo que este año será muy duro: encomiéndame. TE pido algo: trae fotos y pega algo acá, y cuéntanos, a mí si me interesa. Que Dios te bendiga, y vete con Dios (sé que esto no hace falta decirlo).
Felices vacas!!
Carlos