sábado, 7 de enero de 2006

Contradicción y contracorriente

Ya varios blogs que suelo leer han nombrado (desde hace un par de años a esta parte) a Vladimir Volkoff. Y varios también a la Editorial Virtual, en dónde hay un texto de ese autor: “Por qué soy medianamente democrático”.
No conozco al autor ni al libro, pero este texto on-line me atrajo por una razón. ¿Quizás por la misma razón que él pone como primera de las razones para llamarse medianamente democrático?
I. Por espíritu de contradicción
Sí, lo admito. Si se tuviera a la democracia como un régimen más entre otros, si no se nos la impusiera como panacea evidente y obligatoria, si no se viera en ella más que un modo de elegir gobernantes, estaría más dispuesto a encontrarle cualidades. Jean Dutroud afirma que la virtud comienza con el espíritu de contradicción y yo, por mi parte, agrego que ese espíritu es necesario para conservar la imparcialidad: mantiene el amor a la independencia de juicio, asegura la rebelión contra todo lo que es gregario y vulgar, y brevemente, constituye algo seguramente más simpático que la sumisión a las modas, a los esnobismos, a los conformismos de todo pelaje. Me repugnan los benditos si-si y los políticamente correctos, sin que esté inficionado -Dios me guarde- de la superstición de la rebeldía.

Si la balanza se inclina demasiado de un lado, mi reacción espontánea es poner un poco de peso en el otro platillo.
Interesante punto de vista. Quizás eso del espíritu de contradicción tenga algo que ver con el nadar contracorriente. Ese que Chesterton menciona en el El Hombre Eterno (a propósito, ¿dónde se consigue ese libro?):
Las cosas muertas pueden ser arrastradas por la corriente, sólo algo vivo puede ir contracorriente.
Y si no tiene nada que ver, pues no tendrá nada que ver. Pero para mí que sí, eh.
Bien, será hasta la vuelta. ¡Ah! Si dejan comentarios quizás no aparezcan porque estará el moderador y no lo voy a poder administrar.

3 comentarios:

Hache dijo...

Ese que Chesterton menciona en el El Hombre Eterno (a propósito, ¿dónde se consigue ese libro?)
Lo he visto hace poco, pero no recuerdo en qué librería, me lo anoto en la lista de buscados y te aviso. Que disfruten la montaña.

Eleder dijo...

Al menos en España se encuentra fácil: por ejemplo, en el Corte Inglés: http://www.elcorteingles.es/libros/secciones/buscador/buscasolo_f.asp?guiafacil=hombre%20eterno
o La Casa del Libro, http://www.casadellibro.com/fichas/fichabiblio/0,1094,2900001010731,00.html?codigo=2900001010731&titulo=EL+HOMBRE+ETERNO

No sé si lo enviarán a otros países...

Sr. Santana dijo...

siempre en contra ciertamente, mas cabe agregar que muchos estamos en contra de nosotros mismos