martes, 13 de septiembre de 2005

Diálogo imaginario en perspectiva esperanzada

- ...como te decía, hijo, tenían varios dioses allá por fines del siglo XX, principios del XXI. Por ejemplo, un día el dios Gravedad le arrojó un manzanazo a un señor llamado Newton. Pero empecemos por el principio, el gran dios Big Bang, autor de todo...
- Pero, ¿existían esos dioses, papá?
- Ellos decían que sí, porque no sabían como explicar esos sucesos.
- ¡Ah!
- De todos modos, no hay que desmerecerlos, la verdad es que descubrieron cosas muy pero muy interesantes (hoy en día lo siguen haciendo). Les ponían esos nombres raros, pero gracias a sus descubrimientos muchos han visto belleza donde antes no la veían. Fijate que ver una flor o un fruto ya no los conmovía. Pero a costa de numerosos "insensibles" que se dedicaron a conocer más en detalle los mecanismos de los que se vale nuestro Padre para hacer crecer la naturaleza, tantos otros (y algunos de aquellos mismos) llegaron al asombro y creyeron en Dios.

1 comentario:

finitud dijo...

Qué bueno!!!