domingo, 6 de noviembre de 2005

Los vasos

Después de la fiesta se lavan los vasos. Cada uno de ellos pierde así su personalidad y se sumerge en el anonimato, hasta la próxima fiesta en que quién sabe, quizás el mismo u otro comensal lo haga suyo y le dé vida por unas horas.
Domingo que va cerrando...

5 comentarios:

finitud dijo...

Esta vez sólo rompí uno. Pero de los lindos! Menos mal que vos los lavaste.
Peor es la suerte de las empanadas o los choripanes, que nunca más vuelven.

Juan Ignacio dijo...

"Agua que pasa no vuelve a pasar",
dice un viejo cantar.
El instante perdido no vuelve...

lo mismo sucede con el choripán.

En nombre propio dijo...

Haikú

Los labios en ellos
se fueron borrando
con espuma y agua

Juan Ignacio dijo...

¿Existía ese Haiku o fue compuesto para la ocasión?

En nombre propio dijo...

Invento haikús todo el tiempo, y las cosas cotidianas me inspiran. Saludos :)