lunes, 31 de enero de 2005

Buenos físicos

Hay veces que los científicos realmente pareciera que se alejan de la verdad. Aunque no siempre. En este post quiero reivindicar a dos físicos. Uno, mi tío Antonio, que da clases en la facultad. Y el otro, que conocí el domingo leyendo la Revista La Nación (qué lecturas, eh). Se llama Juan Maldacena, y es muy reconocido en Estados Unidos (y en el mundo de la física, supongo) por su aporte a la teoría de las cuerdas. Lo entrevistan en la casa de sus padres en el barrio de Caballito, donde confiesa su fe en Dios y su hábito de oración. Y sólo pude apuntar una pregunta y su respuesta, pero valga como muestra.

Entrevistador: ¿La luna del matemático que calcula el giro de su órbita es la misma que la del poeta o la de los enamorados?
Maldacena: Sí, sólo que son distintos aspectos de una misma Luna, que se complementan y enriquecen entre sí.


Y me acordé de la Campera aquella que trajera Ens hace un tiempo, que hablaba del órgano para percepción de elefantes...

2 comentarios:

MikeOrus dijo...

Hola Juan Ignacio, acabo de descubrir tu blog. En este primer contacto sólo quiero animarte ha seguir escribiendo con criterio. Es de agradecer encontrar bloggers que no se limitan a repetir consignas huecas o a escribir mirándose el ombligo.

A ver si en el fin de semana me puedo ir leyéndo todo lo que tienes escrito. Hasta ahora he leído al azar algunos post y ojeado otros por encima; estoy encantado.

un saludo desde Europa.

Anónimo dijo...

Yo quiero aportar datos sobre tu tío Antonio: hace ricos pan dulces y le gusta el asado medio crudo. A mi también me cae simpático, a pesar de que su hija va a estudiar Relaciones Públicas (o algo así)