miércoles, 16 de marzo de 2005

Revisión (3)

Algunos detalles.
Hay una esquina de la Plaza Arenales del barrio porteño de Villa Devoto que corresponde a la intersección entre las calles Mercedes y Nueva York. Pero exactamente enfrente no hay otra esquina sino dos, por culpa (¿fabulación?) de la diagonal Fernández de Enciso, casi perfecta bisectriz del ángulo recto que forman las otras dos calles mencionadas en el cuadrante opuesto a la plaza.
Al no ser un habitante de la zona, se me escapó ese detalle, que introduciría una corrección en el post "Hay combates y combates", dónde deberíamos decir que "se podrá ver aún al vencedor erguido en la intersección de las calles Mercedes y Fernández de Enciso".
Dejamos Devoto y nos vamos para otro lado. Otro detalle a mencionar, sin relación con el tema anterior, es que mi peluquero (y el de tantos otros) no se llama Juan Volontiero, como dice en el post "Campanas", sino Juan Volonterio, como dice en su vidriera. ¡Y este sábado me ha propinado un corte tal que ni les cuento! ¿Se habrá enterado del error?

1 comentario:

finitud dijo...

Es muy probable que, efectivamente se trate de una venganza. Hay gente que es muy celosa de su nombre y lo defiende a peine y tijera.